¿Merece la pena hacer una reunificación de deudas?

Antonio Martin MorinBancos & Comisiones Comments

Oído en TV: “Hace unas semanas no llegaba a final de mes. Entre la hipoteca, créditos personales y la tarjeta de crédito pagaba 2.000 euros todos los meses. Ahora con una simple llamada pago 500 euros al mes”

Parece magia, pero lo que está detrás de esta frase es un servicio relativamente nuevo llamado “Reunificación de deudas”. ¿Y qué es esto de “Reunificar Deudas”? ¿Cómo funciona? Pues esto es lo que voy a explicar en este artículo.

¿Qué vamos a ver?

  • Lo qué es la reunificación de deudas
  • Cómo se formaliza una reunificación de deudas
  • Los gastos de una reunificación de deudas
  • Ventajas y desventajas de la reunificación de deudas

Qué es la reunificación de deudas

Básicamente, la reunificación de deudas consiste en reunir en un solo préstamo o crédito todas las deudas que tienes, ya sea préstamos de bancos diferentes o con diferentes tipos de interés.

Este servicio lo prestan entidades no bancarias llamadas Reunificadoras y que prometen poner punto y final a todo este sufrimiento de no poder hacer frente a las deudas. Algunas de estas empresas reunificadoras son Agencia Negociadora o TengoCrédito.

Vale… ¿Y qué cosas hace exactamente por mi?.

Pues que puedes unir la hipoteca, la letra del coche, un crédito para reformar tu vivienda y los gastos efectuados con tu tarjeta de crédito en un solo préstamo, con una cuota menor al mes… pero durante más tiempo.

Imagina que tienes que pagar 3.000 euros cada mes, por tu hipoteca, otros préstamos personales y los gastos de tu tarjeta de crédito. Con la reunificación de deudas pasarías a pagar algo así como 850 euros al mes. Aunque claro, la duración de tus deudas pasarían de 30 años a 50 años.

¿Genial? Pues no todo es de color de rosa… porque aunque pasas a tener que pagar una sola cuota, inferior a la que pagabas antes, al final, debido al mayor plazo, acabas pagando mucho más en intereses. Hambre para mañana.

Aun así, puede que para tí siga siendo una opción NECESARIA. Así que si quieres continuar, puedes empezar utilizando esta calculadora para ver en detalle tu caso concreto.

Cómo se formaliza la reunificación de deudas

Ok, ya hemos decidido reunificar las deudas. ¿Y ahora que hacemos?

Para formalizar una reunificación de deudas se cancelan todos los créditos o préstamos existentes y se contrata uno nuevo. Es nuevo préstamo tiene la misma cantidad que los créditos cancelados y, como comentamos antes, un mayor plazo de tiempo con un tipo de interés más bajo.

Por lo tanto, consigues pagar cuotas mensuales menores aunque la deuda dura más tiempo y pagas más intereses. Este el punto más negativo de reunificación de deudas.

En concreto se realiza la reunificación de deudas de dos maneras:

  • Contratas una nueva hipoteca o amplías una que ya tienes. Esta es la manera más habitual
  • Contratas un préstamo sin garantía hipotecaria. La duración es menor y por lo tanto la cuota mensual no se ve tan reducida además de que el tipo de interés es mayor que en el primer caso. A favor, no tiene los gastos asociados a la formalización de una hipoteca. Este caso es común cuando no se tiene hipoteca ni vivienda en propiedad.

[magicactionbox id=”3029″]

Gastos de una reunificación de deudas

Una reunificación de deudas tiene unos cuantos gastos asociados (de algún lado tienen que sacar su beneficio las Reunificadoras…). Por ello para saber si te interesa pedirla, debes tener muy claros cuáles son estos gastos y comisiones. Los gastos dependerán de dos cosas: si se va a ampliar o contratar una nueva hipoteca o se va a hacer un préstamo sin garantía hipotecaria.

Si la reunificación de deudas se basa en contratar o ampliar un préstamo hipotecario, los gastos principales son:

  • La tasación de la vivienda.
  • Los gastos derivados de cancelar la hipoteca anterior y las comisiones de cancelación del resto de préstamos.
  • Los gastos de contratación de la nueva hipoteca son:
    • La comisión de apertura: Varía entre un 1% y un 2% del importe total.
    • Los gastos del notario.
    • El impuesto de actos jurídicos documentados: Es un 0,5% del importe total, es decir la cantidad del crédito más los intereses y los gastos.
    • Gastos de gestión: Una vez contratada o modificada la hipoteca hay que presentarla en Hacienda y pagar el impuesto correspondiente y después registrarla en el Registro de la propiedad, que también conlleva un coste.

Si la reunificación de deudas se basa en contratar un nuevo préstamo sin garantía hipotecaria sólo tienes un gasto principal, que es:

  • Comisión de apertura: Como en el punto anterior también está entre el 1% y el 2% del importe total solicitado.

Sin embargo, aunque esos sean los gastos al contratar el préstamo no debes olvidar otras comisiones que puede que tengas que pagar durante la duración del mismo. Son:

  • Comisión por amortización parcial: La comisión de amortización anticipada no puede ser superior al 3% para las operaciones a interés fijo ni al 1,5% en el caso de las de interés variable.
  • Comisión por cancelación anticipada: Si cancelas el préstamo antes de su finalización tienes que pagar esta comisión que tiene los mismos límites que la comisión por amortización parcial.

Ventajas y desventajas de la reunificación de deudas

Como pasa con este tipo de servicios, la reunificación de deudas tiene ventajas y desventajas importantes. Hay que tener muy presentes ambas para decidir con toda la información posible si realizar o no una reunificación de deudas.

Las ventajas de una reunificación de deudas son:

  • La cuota mensual a pagar siempre es más baja que la suma de las cuotas de todas tus deudas anteriores. Esto te permite un respiro y llegar a final de mes en mejores condiciones económicas.
  • El tipo de interés a pagar es más bajo, sobre todo si se realiza la reunificación de deudas a través de una nueva hipoteca o la ampliación de la existente.
  • Puedes elegir el plazo de duración de la reunificación de deudas, ya sea a través de un préstamo hipotecario o de un préstamo sin garantía hipotecaria. De esta manera puedes reducir la cuota mensual a pagar sin pagar excesivos intereses de más.

Las desventajas de la reunificación de deudas son:

  • Al alargar la duración del préstamo acabas pagando más intereses que si no hicieras una reunificación de deudas.
  • Pagas más comisiones. Como hemos visto en la sección de gastos de una reunificación de deudas, en todos los casos tienes que pagar muchas más comisiones que son gastos añadidos.
  • La deuda final a pagar es mucho mayor que la inicial, al acabar pagando una mayor cantidad de intereses.

En resumen…

La reunificación de deudas es un servicio que te puede sacar de un apuro económico temporal ¡pero solo si de verdad se trata de una emergencia! Nunca si puedes pagar las cuotas de los préstamos sin muchos problemas.

Por tanto, salvo que estés con el “agua al cuello” no te recomendamos este tipo de servicios, porque al final acabas teniendo que pagar mucho más en forma de gastos y comisiones e intereses.

Si tienes alguna duda sobre la reunificación de deudas, puedes dejar un comentario o escribirnos un email, estaremos encantados de poder resolverla.