¿Qué proyector elegir? Factores importantes a tener en cuenta

Lourdes BarraCompras GeneralesLeave a Comment

proyector

¿ANSI lúmenes? Si estás pensando en comprar un proyector pero no tienes ni idea de cuáles son los factores más importantes ni de cómo evaluarlo, en este artículo vamos a ayudarte a hacerlo.

Lo primero que debes tener claro antes de entrar en detalles y características, es el uso que vas a darle al proyector. A grandes rasgos, hay tres usos para los proyectores, doméstico, profesional y portátil. Sea cual sea el uso que vayas a darle a tu proyector, no seas pretencioso, de nada te sirve comprar un proyector con la mejor resolución del mercado si no vas a poder ponerlo a la distancia necesaria.

Normalmente, con los proyectores pasa algo similar a los ordenadores, cuando destacan por ser buenos en algo concreto terminan mostrando deficiencias en otra área. Para empezar, hablaremos sobre las distintas tecnologías que usan los proyectores que son cuatro:  LCD, DLP, LCOS y LED.

Diferentes teconologías de proyectores

  • LCD (Liquid Crystal Display): los proyectores con esta tecnología son los más comunes y asequibles. Para reflejar los colores, los proyectores de pantalla de cristal líquido aplican filtros de los tres colores primarios (Red, Green, Blue) y se combinan entre sí con distintos tipos de brillo para formar el resto de colores. Los principales defectos de esta tecnología es que puede producir cierta pixelación y la vida de las lámparas tienen una duración media de 3000 horas.
  • DLP (Digital Light Processing): a diferencia del anterior, los proyectores DLP no están limitados por la duración de la lámpara y no tienes que limpiar los filtros cada 200 horas de uso aproximandamente, por lo que el mantenimiento es menor y la vida útil mayor. Además, su contraste nativo es superior al del LCD, mayormente notable en blancos y negros, por lo que si estás buscando un proyector para uso profesional en el que tendrás que mostrar innumerables presentaciones, esta es una de las mejores opciones.
  • LCOS: esta tecnología utiliza una pantalla de cristal líquido y un dispositivo de silicio, es un híbrido entre LCD y CLP. Se basa en la consecución de colores mediante filtros, al igual que el LCD, pero con una resolución mucho mayor, los píxeles están más suavizados que en el DLP y consigue mejores colores saturados que ambos. El inconveniente es que la vida de las lámparas suele ser menor y de coste más elevado.
  • LED: no es un tipo de tecnología de proyección, es diferente a los anteriores por la fuente de luz. Estos proyectores tienen una vida útil mucho más larga que los anteriores porque las lámparas LED tienen una media de 15000 horas de duración, acompañando así a toda la vida útil del proyector. Los LCD no pueden usar LED pero los DLP si, por lo que si estás buscando un proyector en el que no tengas que invertir tiempo en su mantenimiento, esta posiblemente sea tu mejor opción.

Otros factores importantes a tener en cuenta a la hora de comprar un proyector

Resolución: este posiblemente sea uno de los parámetros más importantes ya que está directamente relacionado con la nitidez de la imagen. Actualmente existen proyectores profesionales Full HD con una resolución nativa de 1080p (1980×1080), mientras que los proyectores más básicos tienen una resolución nativa de 640×480.

Hablamos de resolución nativa porque es la propia de fábrica del proyector sin lentes ni ningún otro extra que pueda ampliarla porque al hacerlo pierde definición. Para conseguir la mejor calidad de imagen con tu proyector lo mejor es conectar una fuente de vídeo con la misma resolución nativa.

Potencia en lúmenes: indica la potencia de la lámpara o de los leds. En este punto debes tener en cuenta que el LED consume mucho menos que las lámparas tradicionales, por lo que una medición común de lúmenes para lámparas será de unos 3000 ANSI lúmenes y para un LED de unos 100 ANSI lúmenes.

Tamaño de la pantalla: es la medida de la diagonal proyectada en pugaldas, es decir, cuanto mayor sea esta medida más grande podrá ser tu “pantalla de cine”.

Distancia de foco: es la distancia a la que debes colocar el proyector para que el tamaño de tu “pantalla de cine” sea el deseado. Existen proyectores de cañón corto que gracias a sus lentes pueden hacer que esa distancia sea muy corta y hacerlos útiles para habitaciones pequeñas.

Si vas a darle un uso personal, en mi opinión, tu mejor opción puede ser un proyector LED de pequeño tamaño pero con una buena resolución nativa. Son económicos, no requieren mantenimiento y tienen una calidad de cine. Puedes encontrar varios a buen precio en tiendas online y obtener más información aquí.

Si quieres conocer otras formas de ahorrar online te invitamos a leer nuestro artículo “La clave del ahorro en compras online