Los tres errores más comunes entre los ahorradores españoles

José Martín - Asesor FinancieroBancos & Comisiones, Compras Generales, Formación & Material Educativo Comments

huchas ahorrar

“Llevo 20 años ayudando a mis clientes en sus inversiones, con un patrimonio bajo gestión de más de 75 millones de euros. El 95% de las personas con las que me he reunido cometen los mismos tres errores al invertir. Da igual que ahorren en los productos que les ofrece su banco, o que inviertan por su cuenta, siempre se repiten los mismos fallos”, explica José Manuel García Rolán, experto asesor financiero independiente de Asesora.com.

La primera piedra en el camino de los ahorradores es el no definir objetivos de inversión dentro de la gestión del patrimonio. “Uno de los errores más comunes en los que incurrimos consiste en no definir o determinar correctamente los distintos fines u objetivos de nuestras inversiones, así como en tener en cuenta el tiempo del que disponemos para cumplirlos”, explica García.

Dicho de otra manera, el primer error que cometen los ahorradores es la falta de planificación o estrategia financiera, un equilibrio entre los recursos de que disponen y sus necesidades durante un tiempo determinado. “Una estrategia de inversión no tiene que estar condicionada, a largo plazo, por los vaivenes de los mercados: se trata, por el contrario, de mantener el plan sistemático de inversión fijado, respetando los plazos previstos y de no dejarse condicionar por los cambios bursátiles”, aclara el experto.

La segunda fuente de disgustos entre los ahorradores españoles es el hecho de no diversificar convenientemente las carteras, eso tan nacional de “poner todos los huevos en la misma cesta”. La explicación a este error tan habitual puede ser psicológico, pues “tendemos a invertir en lo que más conocemos, lo que nos hace sentir más seguros”, apunta García Galán.

Sin embargo, la principal ventaja de la diversificación es que permite reducir el riesgo en la cartera. Para ello hay que utilizar distintas clases de títulos, diferentes categorías de activos, sectores, zonas geográficas y estilos de gestión. La cartera ha de estar correctamente diversificada, que se ajuste al perfil del inversor, su horizonte temporal, necesidades de liquidez y circunstancias económicas.

Por último, el tercer error más habitual entre los ahorradores españoles es el de no seleccionar los productos adecuados para sus objetivos de inversión, sino para los del banco. “Nos encontramos a diario con carteras de inversión que no reflejan el perfil ni los objetivos del inversor, y que, por el contrario, sí cumplen a la perfección los intereses del Banco”, apunta el experto.

Es muy habitual que las entidades financieras nos ofrezcan ‘buenos fondos’ en base a rentabilidades pasadas, productos de elevado riesgo para recuperar la rentabilidad perdida antes en los depósitos, fondos garantizados caros, de baja rentabilidad  y que atan al ahorrador,  las preferentes de turno, o los productos estrella de cada campaña comercial.

Además, los bancos no hacen seguimiento de lo que recomiendan y colocan, por lo que el ahorrador se queda solo una vez ha realizado la inversión.

Para saber más de los errores más comunes entre los ahorradores españoles, puedes descargarte gratuitamente la guía “Tres errores típicos del español al invertir” de José Manuel García Rolán en Asesora.com.