Lo que no debes hacer al invertir en bolsa para no perder dinero

Norberto VindiInversiones Comments

¿Has perdido dinero en bolsa? Bueno, tarde o temprano todos los inversores pierden dinero en bolsa en algún momento, lo importante es por un lado tener controlada la pérdida, y por otro lado saber el motivo por el que se ha perdido dinero. Si no dominas ninguno de estos dos elementos, efectivamente tienes un problema, vamos a tratar de ayudarte a determinar dónde se encuentra.

Si no somos capaces de controlar la perdida y tampoco de determinar dónde se encuentra el motivo básico de nuestras pérdidas, apuntamos a un tipo de inversor que ha realizado su apuesta en los mercados de manera un tanto aleatoria y asumiendo un riesgo excesivo.

El control de la perdida

Ya sabemos que en la actualidad tanto en dirección a los activos en bolsa como al forex la publicidad promete fórmulas mágicas, aparentemente infalibles que le van a permitir no sólo vivir de la operativa de mercados, sino poco menos que hacerse rico.

Obviamente esto no es cierto, en el mejor de los casos nos vamos a encontrar con personas que comparten estrategias muy personales, que pueden dar resultado o no, pero que desde luego no garantizan nada, en el peor de los casos con auténticos engaños, que buscan que paguemos dinero por determinadas fórmulas o supuestas estrategias infalibles que, repetimos no existen.

¿Y qué tiene que ver esto con el control de la pérdida? Todo. Debemos pensar que a la hora de acudir a la inversión en bolsa hay que iniciarse con un perfil netamente conservador, no tanto en el concepto de inversión que elijamos, sino en el respaldo que poseemos. Puede que exista quien le diga que no hay problema, que lance todos sus ahorros al mercado apostando por las rentabilidades, obviamente es una opción, pero es una opción de riesgo enorme.

El control de las pérdidas para un inversor novato tiene que pasar por un respaldo en forma de ahorro activo que, con menor techo de rentabilidad lógicamente, aporte garantías sobre su patrimonio, es decir, que las pérdidas sean un contratiempo pero no un cataclismo.

El motivo de las pérdidas

Cuando el mercado nos atrapa en pérdidas poco más podemos decir aparte de tratar de determinar en qué no hemos estado finos. Tal vez no hayamos atendido a las señales que los activos ya indicaban, tal vez la operación se les haya ido en el tiempo más de lo que en principio teníamos previsto por aquello de apurar un poquito más los beneficios pecando en este caso de algo muy habitual en el inversor novato, o tal vez simplemente es que nos tocaba pérdidas.

Lo importante es cómo hemos reaccionado ante estas pérdidas, y que seamos capaces de reflexionar para evitar en la medida de lo posible futuras situaciones similares. Aquí por supuesto el manejo otras cosas que no corresponden en principio a este artículo como las órdenes de protección que podamos tener incorporadas a nuestras inversiones, etc.

[magicactionbox id=”9429″]

Cómo invertir si eres novato

Nadie puede garantizar que tu presencia en la Bolsa se vaya a saldar con resultado positivo. Esto es algo básico que debes aprender si quieres invertir en bolsa. Por otro lado es cierto, que ningún otro modelo de inversión puede hoy en día ofrecer los techos de rentabilidad que por ejemplo ofrecieron el año pasado los activos de renta variable. Y es que en el equilibrio entre riesgo y posibilidad de beneficios donde está el juego apasionante de la inversión en bolsa.

Éstos son algunos consejos básicos para el inversor novato, que, recordemos, según nuestro criterio parte de una situación en la cual tiene un posible control sobre sus pérdidas ya que no va a apostar en la inversión todos sus ahorros.

Tipo de inversión

Aunque estemos dejándonos aconsejar por un asesor es básico que conozcamos el tipo de inversión al que nos dirigimos. Debemos buscar activos con los que nos sintamos cómodos y, básica, entendamos su presencia en el mercado y podamos seguir su evolución. Para el inversor novato siempre resulta recomendable la diversificación aunque esto suponga apuestas menores, ya que tiene una cartera con presencia pequeña en activos distintos y podrá comprobar las diferentes evoluciones.

Duración de la inversión

Operar en bolsa no es contratar un fondo de inversión. Para un inversor novato lo más interesante es entrar, obtener un beneficio corto pero en un plazo corto y salir. Las operaciones a largo plazo no son nada recomendables para los inversores con poca experiencia, por ello debemos estar atentos a la evolución de los activos e incluso plantearnos salir cuando uno de ellos se está prolongando demasiado en el tiempo. Queremos entrar y salir lo más rápido posible.

Costes y comisiones

Se supone que la media del inversor novato, que ha dejado la espalda protegida para el control de perdida, no va a trabajar con grandes cantidades de dinero, en cualquier caso incluso si así fuera, teniendo en cuenta que vamos a tratar de entrar y salir rápido de los mercados, los costes y comisiones son fundamentales. Analiza cómo vivían antes de contratar una operativa cuáles son los costes y comisiones de tu broker, no todos cobran lo mismo ni mucho menos.

Evolución de los activos

Hay quien dice que es mejor no guiarse por la información y hay quien dice que esto es básico, según vaya avanzando en su experiencia como inversor el usuario va a descubrir la información macro, el análisis de gráfico, etc., de momento baste decir que al menos para el inversor novato resulta muy recomendable manejar el máximo de información posible, incluso combinando ambos aspectos y por supuesto el mayor seguimiento posible de sus activos a nivel informativo.

Conclusiones

En efecto, son consejos muy generales, pero, realmente son los principios básicos a los que se debiera a cerrar un inversor novato.

La proliferación de la oferta de acceso a los mercados, y la rebaja sensible de las aportaciones ha hecho que hoy en día cualquiera pueda acceder rápidamente a la inversión en bolsa, esto sin duda es bueno, pero debemos tener en cuenta que todos los días son miles lo pequeños inversores que han apostado por pequeñas cantidades sin grandes conocimientos y guiándose más por esas fórmulas mágicas de los que acaban perdiendo esas cantidades en los movimientos de mercado y asfixiadas por las comisiones de los costes.