Las empresas “fintech” ¿aliadas o enemigas de los bancos?

Lourdes BarraBancos & Comisiones, Tecnología Comments

fintech

Un informe publicado por Pricewaterhouse Cooper (PwC) señala que las empresas fintech pueden llegar a arrebatar hasta el 23 % del negocio tradicional a los bancos y que el número de operaciones financieras, como las transferencias de efectivo o las contrataciones de préstamos personales online, aumentarán a través de este tipo de compañías en detrimento de los bancos tradicionales.

La conclusión del estudio realizado por PwC es que los bancos deberían aumentar sus colaboraciones con estas empresas, ya que actualmente solo un 32 % de las entidades financieras tienen algún tipo de acuerdo con una compañía fintech. Otro dato interesante es que un 56 % de los directivos de la banca tradicional son conscientes del empuje de estas empresas y tienen intención de iniciar relaciones con ellas para mejorar las prestaciones de sus servicios financieros.

Por su parte, un estudio realizado por la empresa de análisis International Data Corporation (IDC) y patrocinado por el programa SAP Business Suite SAP, indica que uno de cada cuatro bancos (25 %) estaría dispuesto a adquirir una empresa fintech y uno de cada tres (34 %) aceptaría iniciar una colaboración. Es decir, en la mayoría de los bancos, como cualquier sector que experimenta una transformación –digital, en este caso-, han surgido discrepancias sobre cuál es el siguiente paso que deben dar para adaptarse a los nuevos tiempos: ¿aliarse con las empresas fintech o mejorar los servicios digitales por su cuenta?

Herramientas de las empresas ‘fintech’ para mejorar los servicios financieros

Esta cuestión ha generado una diferencia de opiniones entre profesionales en el sector fintech y bancario sobre la conveniencia (o no) de realizar un proceso de integración entre ambas partes. Según Diego Bestard, director general de la entidad financiera Spotcap España,  “los clientes quieren gestionar sus finanzas sin problemas y el fintech es mucho más fuerte en este aspecto gracias a su habilidad de adaptarse a la vida de los consumidores.”.  Además, añade que los bancos aún no tienen capacidad para “mantenerse al día con las capacidades de las fintech” ya que “están un paso por detrás en experiencia de usuario”.

Por ejemplo, muchas entidades privadas tienen un sistema de calificación de créditos llamado credit scoring, que automatiza la toma de decisiones sobre si conceder o no los préstamos personales online al usuario.  Este sistema realiza una recolección de nuestros datos personales y económicos, y construye una formula algorítmica con la que calcula cuál sería nuestra probabilidad de impago. En caso de que el porcentaje sea inferior al marcado por la entidad, nos concederán el crédito solicitado.

Incluso ha surgido un algoritmo –creado por la startup Big Data Scoring- que analiza nuestro perfil en las redes sociales para valorar si concedernos o no un préstamo personal online. Por lo tanto, las empresas fintech disponen de una serie de herramientas que les permiten agilizar las operaciones financieras  online y garantizar una mayor comodidad al usuario para gestionar su dinero desde el portátil o smartphone.

Adaptación de los bancos al sector digital

Rob Hetherington, responsable global de Servicios Financieros de SAP, considera que los bancos pueden beneficiarse de la integración con las empresas fintech ya que “se encuentran inmersos en pleno proceso de transformación digital, tratando de proporcionar un valor añadido a su relación con los clientes mediante la oferta de nuevos productos y servicios”.

Esta adaptación al sector digital está siendo llevada a cabo -con mayor o menor fortuna- en la gran mayoría de los bancos y, según el comparador de productos HelpMyCash.com, ya podemos encontrar entidades financieras que ofrecen préstamos personales de importes elevados en menos de 48 horas a través de Internet, como el Préstamo Plan de Bigbank  (hasta 15.000 euros) o el Préstamo Personal de Cetelem (hasta 50.000 euros).

Muchos bancos españoles  llevan un tiempo trabajando para reposicionarse en este nuevo contexto, como es el caso de CaixaBank que ha sacado el primer banco móvil español: imaginBank. Con este proyecto, La Caixa permite a sus clientes realizar cualquier gestión de su dinero a través de la aplicación móvil y sin tener que acudir presencialmente a las oficinas del banco.

El director de Banca Multicanal de CaixaBank, César Cundari, declaró al diario Expansión que los bancos deberían ver a las fintech “como una fuente de inspiración”, ya que cuando se dieron cuenta “de cómo trataban estas compañías a sus clientes y la experiencia de usuario que conseguían”, los bancos tradicionales tuvieron “que cambiar la estrategia”.

En definitiva, la mayoría de los profesionales de los diferentes sectores de finanzas personales llegan a la conclusión de que los bancos están experimentando una transformación digital en los últimos años y, si bien es un proceso complejo, la integración con las empresas fintech es inevitable para mejorar las prestaciones de sus diferentes operaciones financieras a través de Internet.