Elige un banco sin comisiones y podrás ganar 3.000€ para tu jubilación

José Luis Del Campo VillaresBancos & ComisionesLeave a Comment

Dicho así suena un poco fuerte, pero es la verdad.

Con la crisis financiera, la reducción de los préstamos que conceden los bancos y con el aumento de la morosidad, tienen que sacar los ingresos por otro sitio, con lo cual las comisiones por servicios son revisadas al alza de forma unilateral por la entidad cuando le conviene, ya que es lo primero que tienen a mano para conseguir incrementar sus beneficios o reducir sus pérdidas.

Si estás buscando un banco para abrir una cuenta deberás analizar todas y cada una de las posibles comisiones que te va a cobrar el banco por los servicios que uses y que queden todas impresas en un contrato del cual te lleves copia firmada por la entidad a tu casa, ya que en caso de una posible subida de parte del banco del importe que te cobran, lo único que te permite romper relaciones con la entidad es un documento firmado por ella con otras condiciones distintas a las aplicadas.

Lo que habitualmente hacen los bancos es subir el importe de las comisiones y entienden que si no te quejas, es que estás conforme. Lo que ocurre es que muchas veces no nos quejamos por dejadez o incomodidad, ya que si cambiamos de banco y cuenta tendremos que cambiar todos los recibos que tenemos domiciliados lo cual es un engorro y terminamos aceptando las nuevas condiciones a regañadientes.

Lo primero es saber por qué conceptos te puede cobrar comisiones un banco. Básicamente por 4 productos:

  • Los préstamos hipotecarios.
  • Los créditos personales y al consumo.
  • Las cuentas corrientes, cuentas de ahorro y depósitos a plazo.
  • Las tarjetas de crédito y débito.

En dónde te cobra comisiones un banco

Los préstamos hipotecarios

Todos, incluso tú, tarde o temprano acabas pasando por las manos del notario para firmar la hipoteca de tu vivienda.

Pocas son las entidades financieras que no cobran comisión de apertura por darte el dinero, pero aún las hay. No hace mucho lo habitual era pagar entre un 0,25% y un 0,50% de la cantidad solicitada. Ahora lo normal es no bajar del 1% del importe de la hipoteca. Si vamos a un banco que no cobre comisión de apertura en la hipoteca, ya que por ejemplo tienes la nómina y recibos domiciliados en la entidad, el ahorro que te supone el no pagar esta comisión es de 1.200 euros para una hipoteca media de 120.000 euros.

Es raro que no cobre algo, no obstante el banco, con lo cual si conseguimos que nos cobren como antes, entre el 0,25% y el 0,50% por la comisión de apertura, el ahorro oscila entre los 600 y los 900 euros.

Ojo con las comisiones por cambios en la operación. Si quieres modificar cualquier cosa, plazo, tiempo, importes, etc. o bien quieres cancelar de forma anticipada, los bancos aplican una comisión. El ahorro que puedes tener puede ser considerable dependiendo de lo que quieras cambiar, si la comisión por ese cambia fuera cero.

Los créditos personales y al consumo

Es un caso similar al anterior, pero en el cual además de cobrar comisión de apertura, suelen cobrar también una comisión por gastos de estudio, los cuales muchas veces son un misterio el por qué los cobran.

Antes estos préstamos se concedían con comisiones del 0,50%, como mucho del 1%, mientras que la media actual está entorno al 2%, según he observado en comparadores de productos financieros como Bankimia o iAhorro. Este punto de diferencia en un préstamo o crédito personal medio que pidas de 15.000 euros, supone un ahorro de alrededor de 150 euros, que si consigues que no te cobren nada, se iría a un ahorro de 300 euros.

[magicactionbox id=”3029″]

Las cuentas corrientes, cuentas de ahorro y depósitos a plazo

Los depósitos a plazo o cuentas de ahorro no suelen tener comisiones salvo que sean de cancelación anticipada. Y en este caso, si quisieras cancelar antes de tiempo un depósito, lo habitual es que acabes perdiendo todos los intereses y que no afecte al capital inicial.

Pero aquí se incluyen uno de los productos más peligrosos, en términos de comisiones, como son las cuentas corrientes. Aquí te pueden cobrar por todo:

  • Comisión de administración y mantenimiento que puede ser mensual, trimestral, semestral o anual.
  • Comisión por apunte, cada apunte en la cuenta posee un coste.
  • Intereses por descubierto,  por lo tanto, te recomendamos no quedarte en números rojos nunca. Recuerda que la herramienta de Dinaru te avisa cuando estás en peligro de entrar en números rojos.
  • Gastos de correo, que aunque sean céntimos, muchos correos suponen muchos céntimos y al final, mucho dinero a perder.

Las comisiones de las cuentas varían mucho en importe dependiendo de cada banco, pero lo normal es que se muevan entre los 15 euros al trimestre y los 50 euros semestrales, con un máximo de 150 euros al año.

Contratar una cuenta que no tenga coste de ningún tipo supondría un ahorro anual medio de unos 75 euros más los gastos de correo, lo que nos dejaría cerca de 100 euros al año.

Las tarjetas de débito y crédito

Otro de los puntos que debes de mirar con cuidado. Muchas entidades no te cobran ni por tarjetas de débito ni de crédito siempre que domicilies la nómina por ejemplo. Pregunta por si acaso cual es la comisión en caso de que por cualquier circunstancia, cambies la nómina de entidad.

Las tarjetas de débito suelen tener un coste que se mueve por los 9 euros de emisión o renovación anual, mientras que en las tarjetas de crédito sube bastante, pero de media andan por 30 euros, emisión y mantenimiento.

Si consigues que no te cobren por emisión o renovación, una media de 39 euros por año te podrás ahorrar.

También se cobra por el uso de las tarjetas en otros cajeros. Mira cuál es tu uso y analiza si te compensa sacar dinero de un cajero de otra entidad o darte un paseo al cajero más próximo de tu banco para ello.

Y en total te ahorras…

Resumiendo, si tienes 40 años y te quieres jubilar a los 65 años, vamos a ver el dinero que te ahorrarías, si no pagaras comisiones. Para el cálculo tenemos en cuenta que el cliente tipo pide una hipoteca y un préstamo al menos a lo largo de su vida, posee cuenta corriente, algún depósito y usa tarjetas.

  • Ahorro medio por la firma de la hipoteca: 600 euros.
  • Ahorro medio por la firma de un crédito personal: 150 euros.
  • Cuentas, depósitos y cuentas de ahorro: suponiendo un coste anual de unos 75 euros entre mantenimiento y administración, durante 25 años, daría un ahorro de 1.875 euros.
  • Tarjetas de débito y crédito:  emisión y renovación durante 25 años, daría 225 euros en las tarjetas de débito y 750 euros en las tarjetas de crédito. Por el uso de las tarjetas en otros cajeros que te cobren una media al año de 6 euros supondría un ahorro si no te cobrasen nada de 150 euros.

Un total de 3.750 euros, y contando con que en algún caso el ahorro es medio, ya que algo siempre pueden cobrar pero menos de lo que denominan estándar.

Podrías jubilarte con 3.000 euros más en el bolsillo sin ningún problema si hubieses elegido bien tu cuenta corriente y optado por una entidad que cobrase 0€ de comisiones por productos y/o servicios.

Ahora es tu turno

¿Cómo se te queda el cuerpo? Imagino que estarás bastante sorprendido de la cantidad de dinero que puedes ahorrar si te preocupas de buscar un banco que no cobre comisiones. Ya sabes que cualquier duda que tengas estaremos encantados de ayudarte.