El mejor cumpleaños para tu hijo sin salirte del presupuesto

Norberto VindiNiños & Familia, Regalos Comments

A todos nos gusta celebrar las fiestas familiares a todo tren. Si estas además son el cumpleaños de nuestros hijos parece que nada debe tener medida, pero, desafortunadamente la realidad es otra, hay que ahorrar, pero, ahorrar no significa para nada tener una mala fiesta de cumpleaños.

Al contrario, realmente podamos celebrar un cumpleaños excelente para nuestro hijo o hija sin salirnos del presupuesto y obteniendo exactamente lo que deseamos; que los peques pasean un día excelente.

Para poder lograr este objetivo hay que tener en cuenta que vamos a tener que arrimar el hombro lógicamente mucho más que si acudiéramos a una celebración organizada, pero, nos compensara por un lado el ahorro económico, y por otro el hecho de saber que hemos organizado nosotros mismos la fiesta con la que nuestros hijos y sus amigos están disfrutando.

No improvises

La improvisación es el enemigo de la buena gestión económica. Esto lo podemos aplicar a la celebración del cumpleaños ciertamente, pero, realmente, debiera sacrificarlo al conjunto de la economía familiar en todos los órdenes de vida. No hay mejor mecanismo para comenzar a gestionar correctamente nuestro dinero nuestro patrimonio que mantener una planificación del gasto y del ingreso, teniendo la mirada larga y no corta en lo que a esto se refiere.

Desde el punto de vista de la fiesta de cumpleaños lo anterior resulta perfectamente válido. Es decir, debemos tener en cuenta que todo el tiempo previo que dispongamos para preparar el evento nos va a permitir tomar mejores decisiones a todos los niveles, comparar mejor los costes, y por supuesto tener mucha más perspectiva sobre lo que va a componer o no la celebración.

Los invitados

Cuando se trata de ahorrar en una celebración uno de los elementos que antes se suele realizar es el del número de invitados. Esto puede llegar a ser comprensible en el caso de los adultos, ya que el coste medio por persona en una cena con merienda puede ser elevado en relación al coste que un niño puede presentar en el mismo escenario.

En el caso de los peques, la celebración del cumpleaños es un evento social muy importante, en el que escatimar invitados por ahorrar no es la mejor de las ideas. Conviene redactar la lista de invitados con el agasajado; de paso, le podemos encargar que haga manualmente (o que nos ayude a hacer) las invitaciones para que después él o ella las reparta. Nos ahorraremos un dinerito de limitaciones y además pasaremos un buen rato haciendo manualidades con nuestros hijos.

[magicactionbox id=”9429″]

Haz todo lo que puedas en la cocina

Está claro que cuando se acude a cumpleaños organizados una buena parte de la merienda se corresponde con productos embolsados y chucherías. Sin negar la mayor, es decir sin negar que alguna chuchería tiene que haber en la mesa, lo cierto es que una manera interesante de ahorrar, de que los peques merienden bien y saludable es la de encargarnos nosotros mismos de preparar las viandas que acompañan la merienda.

Tampoco hay que hacer grandes alardes culinarios, los niños tienen gustos muy concretos habitualmente hasta la adolescencia, por eso, cosas como los sandwiches, las tortillas de patata, los fiambres, son alimentos que suelen ser bienvenidos si se acompañan por ejemplo de naranjada y bebidas por el estilo.

No vamos a obtener un gran ahorro a cambio de este esfuerzo, pero sin embargo sabemos que van a comer más saludable, ahorraremos un poquito de dinero, y disfrutaremos de ver cómo devoran lo que hemos preparado.

Por el pastel no te preocupes; has tenido tiempo de sobra para planificar (¿lo recuerdas verdad? La planificación es básica) e incluso probar con diferentes tipos de tarta casera para los que existen miles de recetas.

La fiesta en casa

Organizar la fiesta de cumpleaños de nuestros hijos en casa significa admitir que durante unas horas nuestro hogar va a ser un pequeño caos más o menos controlado e invadido por niños en fiesta. En el encabezamiento del artículo hablábamos de celebrar el mejor cumpleaños para el niño sin salirnos de presupuesto, no el cumpleaños del indio más cómodo para el padre y la madre; eso sería otro artículo y desde luego eso no entraría dentro del concepto de ahorro.

Como tenemos tiempo porque hemos planificado bien (tal y como veíamos al comienzo del artículo) nos hemos volcado en preparar una decoración al gusto de nuestros hijos.

Aprovechar sus temáticas favoritas para decorar es una idea excelente, además hoy en día gracias a los recursos print and play en internet, así como al bajo coste de los elementos de decoración más habituales como globos, serpentinas, etc.. podemos crear una decoración muy divertida y atractiva por poco dinero.

Todo lo anterior se puede acompañar por supuesto con una fiesta activa, de hecho es lo que debiéramos procurar, planificar juegos dinámicos como por ejemplo buscar un tesoro tras contar una historia relativa a la casa (poner a trabajar la imaginación de los niños) o haber fabricado títeres caseros con los que proponer contar historias en común, son sólo dos ideas baratas de las muchas que podemos poner en práctica para tener un excelente cumpleaños.

Nótese que no hablamos del regalo. El o los regalos son una influencia directa en el gasto final de los cumpleaños, pero también forma parte de un concepto más grande sobre el regalo, tan personal que es preferible no incluirlo en una serie de consejos generales como esta; baste decir que obviamente el importe del regalo pueden modificar la balanza a favor o en contra del ahorro.