Economía para recién casados

Alfonso SBNiños & Familia Comments

Ahora que ya ha pasado vuestro gran día, ha llegado el momento que aterra a todas las parejas: Pensar sobre cómo juntar vuestras finanzas.

La situación de manejar un presupuesto de una pareja recién casada no es algo que se pueda tomar a la ligera; puede que uno de vosotros sea muy ordenado con el dinero, y el otro sea más espléndido con el suyo. O que uno de vosotros venga acompañado de una hipoteca o, Dios no lo quiera, de tarjetas de crédito pendientes.

Los cimientos que construyas desde el principio afectarán a toda la relación. No pienses que simplemente las cosas se resolverán solas porque precisamente esa es la mentalidad de una pareja con problemas financieros.

Según una encuesta conducida por Ipsos en siete países (Australia, Canadá, Italia, México, los Países Bajos, Reino Unido y Estados Unidos), una tercera parte de las 7.000 parejas encuestadas reconoce que discute por temas de dinero con frecuencia y el 10% afirma haber terminado su relación por problemas financieros.

El origen de la mayoría de estos problemas está en la falta de comunicación. Si nunca se habla de cómo se va a tratar el dinero o quién lo va a organizar y manejar habrá conflictos, pues cada uno tiene su propia interpretación de gastos “importantes” y de cuánto se debe ahorrar.

Además, saber qué hacer con los impuestos, ahorros y planes de jubilación puede ser especialmente confuso para las parejas más jóvenes que a menudo, por no saber qué hacer, simplemente evitan en el asunto. Desafortunadamente, la teoría de que “si lo ignoramos, quizás se arregle por sí mismo” normalmente suele llevar a más tensión que satisfacción.

Por si fuera poco, muchos recién casados de hoy en día tienen treinta y tantos y combinan el hogar con las finanzas -un asunto complicado se mire como se mire. Tanto si tienes 21 como 35, hay varios factores financieros clave que deben estar en la lista de tareas de cualquier recién casado.

1. Planea lo inesperado

Hay varios asuntos que tenéis que mirar antes de iros de luna de miel.

Uno de ellos es vuestros testamentos. Y sí… sé precisamente como suena esto, “¿Hablar de morir cuando estamos comenzando una nueva vida?” Puede que sea macabro, pero es una muestra de madurez y de amor.

Este paso es particularmente importante, ya que un testamento sin actualizar puede causar muchos problemas a tu pareja si algo te pasase.

No te agobies y soluciona estos temas de forma tranquila, porque aunque planear estas cosas pueda ser difícil, ignorarlas solo aumentarán el problema. Asegúrate de que tus deseos están claros.

 

2. Optimiza tus gastos en familia

Ahora que formáis una familia, hay muchos gastos que podréis ahorraros.

Por ejemplo, los seguros médicos: Muchas empresas ofrecen a sus empleados seguros médicos que pueden extenderse por un pequeño precio a otros miembros de tu familia. Asegúrate de que tenéis esto en cuenta a la hora de ver vuestros gastos.

Además, también podéis ahorrar en coches (¿necesitáis dos? ¿o solo uno?), en comida (¡ahora por fin puedes comprar el sobre de ensalada de 2 Kg y que no se ponga malo!), etc.

3. Aclarad vuestra posición financiera

El siguiente paso es difícil de tratar: revisar todas las tarjetas de crédito y otras obligaciones financieras entre tú y tu pareja. Mucha gente tiene tarjetas de crédito, otros tienen préstamos de coche, otros tienen la manutención de sus hijos… Es una buena idea sentarse y planear una forma en que podáis pagar todas esas deudas y obligaciones cuanto antes.

La solución perfecta sería eliminar la deuda antes de casarte para no cargar a tu pareja con tu deuda, pero eso no es siempre una posibilidad. Por lo tanto, es importante que las dos partes se esfuercen en conseguir que tanto la familia como el matrimonio estén libres de deudas.

4. Manejar el presupuesto para vuestro futuro – juntos

Más allá de pagar las deudas, debéis analizar vuestras metas financieras en la vida.  ¿Cuándo pensáis jubilaros? ¿Tenéis ya una casa en propiedad?

Si es así, ¿quieres planear la mudanza a una casa más grande? Si no tienes una casa aún, quizás quieras comenzar a planear el momento idóneo para comprar una. ¿Cuánto tiempo tardarás en ahorrar lo suficiente para la entrada de la casa? ¿qué tipo de casa os podéis permitir?

Intentad establecer estas metas en común, en pareja, para que ambos entendáis perfectamente vuestros deseos, objetivos y los medios para conseguirlos.

Este último paso nos lleva a un punto clave: una pareja de recién casados debe tener un presupuesto, sí o sí.

Es esencial que ambos trabajéis en vuestras ganancias, en vuestros gastos mensuales y en vuestras deudas. Una vez que eso ha sido determinado, podéis tomar decisiones clave sobre cómo ahorrar dinero, cómo crear un fondo de emergencia, o invertir en opciones para el futuro. Sin un presupuesto vais a tener problemas juntos.

Si seguís estos consejos, los niveles de estrés disminuirán y sentaréis los cimientos para un matrimonio fuerte basado en responsabilidad financiera. Haber planeado y analizado todos estas puntos os asegurará que el dinero nunca será lo que se interponga entre vosotros.

 

Puntos destacados:

Si como pareja queréis estar preparados para un matrimonio responsable y sin problemas de dinero, debéis:

  • Haber intercambiado toda vuestra información financiera

  • Tener un presupuesto realizado atendiendo a las necesidades de ambos

  • Tener un plan de ahorro para el futuro

  • Tener un plan para devolver vuestras deudas de forma ordenada