Diferencias entre invertir y ahorrar

Norberto VindiInversiones Comments

[magicactionbox id=”11074″]

Probablemente la primera respuesta que se nos ocurra a todos es la más simple; sabemos que estamos invirtiendo bien cuando nuestras inversiones producen buenos resultados. Sin embargo, aquí estamos defendiendo haber obtenido un resultado, ya no hay momento para las lamentaciones, si es bueno fantástico, si es malo…

Con lo anterior, lo que queremos resaltar, es que el momento de determinar al máximo posible si estamos realizando de manera correcta nuestras inversiones es lógicamente previo al momento del resultado, si nuestra manera de entender la inversión es una apuesta sin mayor lógica del sentido estaremos invirtiendo como quien participa en un juego de azar, desde luego esta no es la mejor de las maneras para obtener beneficios.

Ahorro o invierto

Puede parecer lo mismo pero realmente no es lo mismo. En primer lugar debemos determinar que es lo que queremos y lo que no queremos.

Un error muy habitual es dejarnos llevar por los cantos de sirena en uno u otro sentido, es decir, dejarnos atraer por productos que se basan en la seguridad y la garantía de la recuperación del capital, o por el contrario sucumbir a los cantos de sirena de productos que nos prometen altas rentabilidade.

Ambas opciones podrían resultar bien, sin embargo, lo verdaderamente fundamental, es que nosotros seamos capaces de definirnos, es decir, que seamos capaces de determinar nuestro perfil de riesgo, si tenemos una vocación más conservadora con nuestro dinero o apostamos más por el riesgo buscando la rentabilidad, etc.

Por tanto la primera decisión es básica.

Ahorrar va a suponer por encima de todo preservar el capital, buscaremos productos que nos garanticen el capital a cambio de una rentabilidad determinada, que siempre será más baja que las opciones de riesgo, aquí entra en juego productos como los depósitos o las cuentas remuneradas si deseamos más o menos liquidez para nuestro dinero.

Invertir va a suponer que somos capaces de asumir diferentes niveles de riesgo para el dinero que colocamos en las indagaciones, buscaremos en este caso productos que se acomodan a nivel al que estamos asumiendo de riesgo y que nos ofrezcan las máximas rentabilidades de manera proporcional, en este caso y además de la actividad directa en los mercados a través de la compra de activos, podemos acceder perfectamente a los fondos de inversión.

[magicactionbox id=”11020″]

Que hacer para invertir bien

En el caso del ahorro ciertamente la situación es menos compleja, elegimos un producto, valoramos la rentabilidad y el plazo y la liquidez, los posibles costes y ya estamos en disposición de contratar.

En el caso de la inversión la cosa no es tan sencilla. Debemos determinar varios factores de manera previa a la búsqueda incluso del modelo de inversión, una vez elegido este volveremos a tener la obligación de afinar en los productos (o activos) elegidos.

Existen cuatro consejos básicos, a los que luego obviamente agregar cuestiones más complejas:

Identifica tu nivel de riesgo: antes de comenzar a invertir es muy importante que defiendas tú nivel de riesgo. Dicho de manera más sencilla; que a su más que porcentaje estás dispuesto a perder  el dinero que vas a aportar en la inversión. Esto parece un poco de locos ya que lo lógico sería hablar de lo que se puede ganar, sin un control de riesgo que establezca los límites de cada persona no sólo podemos acabar eligiendo productos o activos que no nos convienen sino también perdiendo mucho o todo de nuestro dinero.

Elije la inversión que te sea más sencilla: tenemos la tendencia a buscar aquellos productos que nos parecen más espectaculares o de mayor rendimiento, sin embargo, no necesariamente estos productos son los mejores para nosotros. Si ya hemos determinado el nivel de riesgo que vamos a asumir la segunda tarea es elegir el tipo de inversión, aquí, sobre todo para el inversor novato, se recomienda la sencillez por encima de todo; es decir, si nos resulta más comprensible trabajar con fondos de inversión en primera instancia no hay que dudar ni un momento y acudir a los fondos, ya tenemos tiempo de apostar de manera directa por los mercados a través de la compraventa de activos.

Diversifica: otro de los factores importantes para garantizar una buena inversión sobre todo en inversores medios o novatos, es la diversificación, da igual la cantidad que hayamos puesto nuestra inversión, diversificar siempre es una buena idea ya que nos va a permitir equilibrar los golpes de las pérdidas con las ganancias. La ventaja de los fondos de inversión en este sentido es que puede facilitar la creación de carteras amplias en lo que a diversificación se refiere sin grandes esfuerzos.

Infórmate: contratar una inversión y echarse a dormir esperando la evolución no es una gran idea. De hecho resulta mucho más interesante seguir la evolución de nuestras inversiones, preguntar a nuestros asesores e informarnos constantemente de los progresos o retrocesos de las mismas, eso sí sin obsesionarnos, lo hacemos desde el punto de vista de adquirir experiencia y mayores niveles formativos cara al futuro. Una de las peores situaciones para un inversor novato es la de un exceso de información que le lleve a entrar en pánico; por ello sobre todo en los primeros pasos de las inversiones es importante la figura de un asesor.

Esperamos que con estos consejos puedas invertir mejor en el futuro o ahorrar de la mejor manera posible. Si tienes cualquier duda, háznoslo saber en los comentarios, te responderemos enseguida.