Diferencias entre cuentas bancarias

Antonio Martin MorinBancos & Comisiones Comments

Existen muchísimos productos financieros y uno de los más comunes y habituales son las cuentas bancarias. Sin embargo, mucha gente tiene dudas entre lo que es una cuenta bancaria, una cuenta corriente o una cuenta de ahorros.

Para solucionar todas estas dudas a quién no lo tenga claro y también para refrescar la memoria que siempre viene bien, vamos a ver en este artículo estos puntos:

  • Qué son las cuentas bancarias
  • Tipos de cuentas bancarias

De esta forma la próxima vez que en tu oficina bancaria habitual te hablen sobre cuentas bancarias o leas a través de internet algo sobre lo mismo sepas perfectamente de lo que te están hablando o sobre lo que estás leyendo y no te den “gato por liebre”.

Qué son las cuentas bancarias

Una cuenta bancaria es un producto financiero muy habitual entre las familias. Es un producto que poseen todos los usuarios de entidades financieras y es el primer contacto entre el cliente y el banco.

Es a partir de la cuenta bancaria como el banco nos empieza a conocer y nosotros podemos saber cómo funciona la entidad, si tiene buenos servicios, etc.

Su función principal es gestionar nuestro dinero. Ya sea mediante las oficinas de la entidad, a través del cajero o mediante banca telefónica o internet. Y además nos permite realizar las operaciones más básicas como:

  • Ingresar dinero.
  • Domiciliar la nómina.
  • Ingresar cheques.
  • Hacer transferencias.
  • Domiciliar facturas.
  • Obtener una rentabilidad por nuestro dinero.
  • Ventajas adicionales como anticipos de nómina.
  • … y mucho más que probablemente nunca utilizarás.

Tipos de cuentas bancarias

Es precisamente según estas funciones como se diferencian las distintas cuentas bancarias entre sí. Existen cuentas bancarias de estos tipos:

  • Cuentas corrientes
  • Cuentas nómina
  • Cuentas ahorro / remuneradas
  • Cuentas vivienda

Cuentas corrientes

Las cuentas corrientes son el tipo de cuenta bancaria más habitual en cualquier banco. Una cuenta corriente nos permite realizar las operaciones más habituales y disponer de nuestro dinero en todo momento, PERO no ofrecen ningun tipo de remuneración por nuestra pasta.

Es decir, no sirven para ahorrar.

Eso sí, como punto negativo estas cuentas pueden llevar algún tipo de comisión de mantenimiento, de transferencias de dinero, etc.

Puedes ver un ejemplo de cuenta corriente en la Cuenta Corriente de Openbank

[magicactionbox id=”3029″]

Cuentas remuneradas

Las cuentas remuneradas, también conocidas como cuentas de ahorro, tiene como función principal ayudarnos a ahorrar cada mes.

A diferencia de las cuentas corrientes, en las cuentas remuneradas el dinero depositado en ellas recibe una determinada rentabilidad mensual .

Como desventaja principal tenemos que en una cuenta remunerada no podemos domiciliar nuestros ingresos, domiciliar recibos y tampoco es habitual que tenga tarjetas, tanto de crédito como de débito, asociadas a la cuenta.

Al igual que ocurre con los depósitos a plazo fijo tenemos total disponibilidad de nuestro dinero en todo momento sin ningún tipo de penalización.

Es importante que tengas en cuenta el peligro de la publicidad de las cuentas bancarias. Muchos bancos dan rentabilidades superiores a sus cuentas de ahorro durante un periodo de tiempo entre 4 meses y 6 meses y luego esta rentabilidad baja bastante.

Además pueden puede modificar la rentabilidad en cualquier momento. Algo que no puede hacer en un depósito a plazo fijo que mantiene la rentabilidad fijada durante la duración del mismo. Otra cuestión es que las cuentas de ahorro sean una gran forma de ahorrar.

La Cuenta Naranja de ING Direct es un ejemplo perfecto de cuenta remunerada.

Cuentas nómina

Podemos decir, de una forma simplificada, que una cuenta nómina es una cuenta corriente donde domiciliamos nuestros ingresos. Por ello, la entidad bancaria nos aporta una serie de ventajas y servicios adicionales al de otro tipo de cuentas.

Al igual que con las cuentas corrientes con las cuentas nómina podemos realizar todo tipo de operaciones bancarias y, en su mayoría, sin comisiones ni gastos.

Es importante conocer las ventajas más importantes que te aporta una cuenta nómina:

  • Sin comisiones: Es habitual no tener comisiones de administración y mantenimiento y sin gastos en las operaciones más habituales. Es más, si te intentan cobrar algo a pesar de tener tu nómina con ellos… vete corriendo jeje
  • Regalos: Muchas entidades financieras utilizan como “gancho” atractivos regalos (ordenadores, teléfonos móviles) para que domicilies la nómina en su entidad. En general estos son un timo, así que compruébalo bien.
  • Rentabilidad del saldo en la cuenta: Aunque es una característica básica de las cuentas de ahorro tampoco es extraño ver cuentas nómina que dan una pequeña rentabilidad. A diferencia de las cuentas remuneradas esta rentabilidad es muy pequeña y además es – necesario tener, normalmente, un mínimo dinero en la cuenta.
  • Devolución de recibos: Si domiciliamos nuestros recibos en la entidad ésta nos devuelve un porcentaje de ellos. Suele ser entre el 2% y el 3% y una cantidad no superior a los 20 euros al mes.
  • Mejores condiciones en otros productos: Domiciliar la nómina nos permite acceder a otros productos financieros de la entidad con mejores condiciones. Depósitos a plazo fijo con una rentabilidad más atractiva o hipotecas con tipos de interés más bajos.
  • Tarjetas gratis: Las cuentas nómina llevan asociadas, generalmente, una tarjeta de débito que es siempre gratuita y una tarjeta de crédito que dependiendo de la entidad puede ser gratuita para siempre o solo gratuita durante el primer año.

iBanesto mediante su Cuenta Nómina Azul es un buen ejemplo de este tipo de producto financiero.

Cuenta vivienda

Este tipo de cuentas bancarias ya no se comercializan, sin embargo, por su importancia durante muchos años y porque aún muchas personas las tienen es importante conocerlas.

Las cuentas vivienda eran un producto financiero enfocado a las personas que van a comprar su primera vivienda o que van a realizar reformas en su actual vivienda.

Estas cuentas vivienda tenían como principal ventaja su atractiva fiscalidad. Sin embargo esta fiscalidad ha desaparecido a partir del 1 de enero de 2013.

Anteriormente a esta fecha la fiscalidad consistía en una deducción del 15% de las cantidades anuales depositadas en la cuenta en el IRPF. Con un máximo de 9.040 euros al año.

Si transcurría el paso establecido, de 4 años, sin que el titular de la cuenta hubiera comprado una casa o rehabilitado su vivienda entonces debe devolver todas las deducciones junto con los intereses de demora.

Sin embargo a partir del 1 de enero de 2013 las cuentas vivienda ya no disfrutan de ningún tipo de deducción fiscal por lo que han perdido toda su utilidad y en la actualidad, como decíamos, no se comercializa ninguna.

En resumen…

Es importante que tengas en mente las características básicas de todas las cuentas bancarias. Sin embargo, no son características cerradas. Te puedes encontrar con cuentas nómina que rentabilizan el dinero como una cuenta de ahorros o una cuenta remunerada que tenga tarjetas asociadas. Incluso cuentas corrientes que tengan una pequeña rentabilidad.

Esos nombres (cuenta nómina, cuenta remunerada o cuenta corriente) son denominaciones comerciales sobre unos productos financieros que tiene unas características generales que siempre son las mismas pero que en ningún caso son inamovibles.

3 artículos recomendados:

Errores financieros que debes evitar a los 20, 30, 50 y 60 años

11 jugadas que el banco intenta colarte y que deberías conocer

5 tips para vivir en eternas vacaciones