Cómo reducir tu factura fiscal

Lucia CastelloImpuestos Comments

[magicactionbox id=”11074″]

Últimamente los periódicos se llenan de portadas con casos de corrupción y cobros dudosos por parte de políticos, empresas etc. Así que en AhorroNET tiramos la casa por la ventana y te vamos a enseñar a evadir impuestos o cómo hacer un Bárcenas, pero al estilo legal. Hoy queremos hablar de nosotros, de cómo declara la gente de a pie, como tú y como yo.

La gente “normal” puede llegar a defraudar desde unos eurillos hasta millones. Y eso es lo que vamos a ver en este post. Cómo defrauda la gente normal y corriente, la que nos cruzamos todos los días por la calle. Pero antes de eso, vamos a aclarar conceptos y ver qué es eso de declarar, y cómo y quiénes estamos obligados a declarar a Hacienda.

¿Quiénes están obligados a declarar el IRPF?

Según wikipedia, el IRPF es un impuesto personal, progresivo y directo sobre la renta conseguida por una persona física residente en España, en el transcurso de un año natural.

En este artículo de Impuestos Renta señalan que, en principio, todos los contribuyentes están obligados a declarar, sin embargo, existen algunas excepciones. Esta obligación depende de factores como ingresos percibidos o deducciones. Por ejemplo, todas las personas con derecho a deducciones por descuento vivienda, están obligadas a declarar.

En este artículo se linka a noticias jurídicas, donde se hace referencia al artículo 8 de la ley de IRPF, y señalan que están obligadas a declarar las personas bajo estas condiciones:

  • Personas físicas residentes en territorio español.
  • Personas físicas residentes en el extranjero que cumplan las condiciones del artículo 10 de esta ley, entre las que se recogen el ejercicio de actividades diplomáticas españolas, miembros de las oficinas consulares españolas, funcionarios en activo que ejerzan cargo o empleo oficial en el extranjero, titulares de cargo o empleo oficial que ejerzan como observadores en el extranjero.
  • Personas de nacionalidad española residentes en un país considerado como paraíso fiscal.

Para hacerlo más fácil y resumiendo, si eres persona física residente en España o español residente en el extranjero en el ejercicio de actividades de cargo público, o personas que residan en países como Suiza o las Islas Caimán 😉 estás obligado a declarar.

Existen algunas excepciones o deducciones

Ya sabéis que las deducciones por compra de vivienda terminaron en enero de 2013 y, según Financial Red, muchas fueron las personas que decidieron comprar una vivienda en noviembre de 2012, antes de que se acabasen las deducciones en el IRPF. Por otra parte, quizá no todos sepáis que el alquiler de una vivienda también deduce, tanto para el arrendatario como para el arrendador.

En este otro artículo de Financial Red, nos explican muy bien cuáles son las condiciones necesarias para deducir por alquiler de vivienda;

  • Existen deducciones por alquiler a nivel autonómico y estatal. La autonómica depende de la comunidad en cuestión y la estatal es de un 10% en sobre todas las aportaciones.
  • También recuerda que si eres arrendador estás obligado a declarar los beneficios del arrendamiento, aunque como explican en el artículo anterior, el arrendador estará exento de pagar el IVA.

Qué sucede si no pagamos y nos pillan

Sucede que por diversas razones no todos acudimos a nuestra cita con Hacienda, esto es lo que se llama fraude no empresarial o economía sumergida que, según El Confidencial, representa el 3% del dinero no declarado a Hacienda. El presidente del sindicato de técnicos de Hacienda cifra en 88.000 millones de euros al año, las pérdidas que provocan a Hacienda la economía sumergida.

También señalan un dato importante y es que el 72% de las pérdidas de Hacienda se producen a causa de las grandes empresas y grandes patrimonios. Sin embargo, parece que solo se invierte un 20% de los recursos en investigar este tipo de fraude fiscal de las grandes corporaciones.

Aparte de todo esto, por supuesto la justicia persigue estos delitos y, según este artículo de Finanzas Excite, las penas por incumplir tu cita con Hacienda pueden variar mucho. Desde sanciones y multas, hasta penas de cárcel. Principalmente la dureza de la sanción dependerá de la cantidad defraudada y de la intención con que se cometió el delito. Hasta 120.000 euros la sanción es sólo administrativa.

[magicactionbox id=”11020″]

Trabajar en negro

Ya hemos hablado más arriba de la economía sumergida que, como señalan en este artículo se ha disparado desde el comienzo de la crisis, que ha pasado de suponer el 17,8% del PIB al 24,6%. El trabajo en negro es una más de las maneras que existen para defraudar a Hacienda, ya que no estás pagando los impuestos correspondientes derivados de tu trabajo.

Como ya hemos señalado antes, el 80% de los recursos de Hacienda se dedica a perseguir a autónomos y pequeñas empresas, lo que tomando los datos anteriores supone el 28% de los defraudadores, quedando un 20% de los recursos libres para los grandes defraudadores que son el 72% de estos.

Por otra parte, Hacienda también está denunciando la falta de voluntad, por parte de los gobiernos. Denuncian la falta de recursos destinados a perseguir el fraude. Señalan que los defraudadores se sienten muy cómodos en España, ya que, por ejemplo, el Ministerio de Hacienda acceder a datos como las personas que han sido beneficiadas con la amnistía fiscal.

Todo esto aparte de la sensación de la sociedad espanola de que aquí nadie cumple con sus obligaciones fiscales, ya que los casos de políticos defraudadores están a la orden del día en nuestro país. Según este artículo, otra de las maneras más comunes de defraudar en España es la emisión de facturas sin IVA.

Cómo declarar y pagar lo menos posible a Hacienda

La primera manera de pagar lo menos posible a Hacienda es, por ejemplo, saber si estás obligado a declarar o si puedes saltarte el trámite. Muchas veces, la gente acude a declarar en julio porque todo el mundo lo hace y creen que tienen que hacerlo si no quieren vérselas con Hacienda.

Sin embargo, esto no es así y muchas veces no es necesario que presentes el IRPF, otra cuestión es que normalmente la gente que no está obligada a declarar es porque ingresa poco. Esto quiere decir que si haces la declaración, probablemente te salga a devolver. Aunque no estés obligado a declarar puedes hacerlo si quieres.

Básicamente existen tres maneras de declarar; hacer la declaración manual, que te la haga tu banco o a través de Internet. En Expansión nos explican cómo hacerla por Internet:

  • El primer paso es solicitar el borrador de la declaración del IRPF a través de Internet en la website de la Agencia Tributaria. A continuación hay que introducir NIF, el importe de la casilla 620 del ejercicio anterior, y el número al que quieras que remitan el sms con el número de referencia del borrador.
  • Si no estás seguro de si debes declarar o no, estos son los requisitos que has debido cumplir en 2014 para que pagar a Hacienda sea obligación, y probablemente sean los mismos para el siguiente ejercicio;
  • Ingresos salariales anuales de más de 22.000 cuando solo existe un pagador.
  • Cuando existen uno o más pagadores los ingresos tienen que superar los 11.200 euros anuales, siempre que se hayan recibido más de 1.500 euros del segundo, tercero, cuarto… pagador.
  • Pensionistas de la Seguridad Social con ingresos superiores a 11.200 euros.
  • Personas con derecho a deducciones por motivos como inversión en vivienda habitual, cuenta ahorro empresa, con doble imposición internacional, con planes de pensiones, que realicen aportaciones a patrimonio de personas discapacitadas, PPA o mutualidades de previsión social, planes de previsión social empresarial y seguros de dependencia que reduzcan la base imponible.

Este año ya hemos declarado lo que teníamos que declarar, sin embargo, puede que el año que viene te pueda ayudar el programa Padre que Hacienda ha puesto a disposición de los contribuyentes, para que hagas tu borrador y puedas estimar el resultado de tu ejercicio.

Cómo pagar menos a Hacienda por tus inversiones

Todos sabemos que hay deducciones por cierto tipo de acciones o adquisiciones, como aportaciones a planes de pensiones, alquileres y todos los deducibles de los que hemos hablado anteriormente. Sin embargo, no todos saben o lo hacen, por ser más complicado, que hay otras actividades que te permiten deducir en Hacienda.

Estamos hablando, por ejemplo, de tus inversiones.Compensar pérdidas en inversiones con deducciones de Hacienda se puede hacer de la siguiente manera, como nos explican en El Confidencial, pero siempre entre productos de igual peso. Esto consiste en compensar las pérdidas que se hayan tenido en acciones, fondos de inversión, derivados, divisas o inmuebles para minimizar el pago de impuestos por otras ganancias.

Explican que esto solo se puede realizar entre productos de igual peso, lo que quiere decir que las ganancias en capital inmobiliario (cuentas corrientes, depósitos, dividendos…), sólo pueden compensarse con rendimientos negativos, y las ganancias de elementos patrimoniales (acciones, fondos de inversión…) se compensan con pérdidas de desinversiones anteriores.

También señalan que los números rojos de un año se pueden compensar en los cuatro ejercicios siguientes y explican el proceso para desgravar por inversiones con un caso práctico que reproducimos literalmente a continuación para que se entienda mejor:

“Caso práctico: cómo reducir la factura fiscal”

Este artículo de El Confidencial, data de finales de diciembre de 2013, sin embargo, la reciente reforma fiscal del Gobierno afecta a la tributación por dividendos. Los cambios los añadiremos en negrita y entre paréntesis donde sea necesario.

Aquí dejamos un link a un artículo de Cinco días que explica cómo afecta la nueva reforma a los beneficios obtenidos en el mercado de valores. Aunque hay algunas desventajas, también hay algunos beneficios como la rebaja del IRPF en el ahorro, que parece que irá reduciéndose hasta 2016.

Por ejemplo, imaginemos un inversor que en 2013 ha tenido un rendimiento del trabajo (fundamentalmente, su sueldo) de 50.000 euros y unas ganancias patrimoniales por la venta de acciones de 3.000 euros; más otros 35.000 euros por la desinversión en un fondo; y 5.000 euros por dividendos (Recordemos que con la nueva reforma fiscal del Gobierno, los primeros 1.500 euros ya no están exentos).

Como se puede comprobar en el siguiente cuadro, la suma de todas estas ganancias obligaría a tener que pagar a Hacienda la friolera de 23.118 euros la próxima primavera.

¿Qué podría hacer este inversor tipo para reducir el impacto fiscal? Por ejemplo, los 5.000 euros que ha recibido por dividendos los podría compensar con la venta de un bono, un estructurado o un seguro que le genere una pérdida similar.

En el caso de los 35.000 euros del fondo de inversión, al tratarse de una ganancia patrimonial a más de un año, debe compensarse con una pérdida patrimonial procedente de la venta de una acciones, un inmueble y otro fondos de inversión que se hubiera comprado hacer más de un año.

Así, por ejemplo, nuestro modelo puede generar una pérdida patrimonial a más de un año por la venta de unas acciones de 20.000 euros, lo que reduce su factura con Hacienda por el fondo de inversión a 15.000 euros tributables. Si, además, presentase otros 500 euros en pérdidas por la venta de unas acciones, el impacto fiscal de los títulos que le habían reportado una ganancia de 3.000 euros quedaría reducido a 2.500 euros”.

Para finalizar…

Esperamos que este artículo os ayude a tener un poco mas claro cuáles son nuestras obligaciones con Hacienda y también cuáles son nuestros derechos y los recursos a nuestra disposición para sacarle el mayor provecho posible a nuestras ganancias como asalariados, autónomos, inversores, compradores o ahorradores.