¿Cómo invertir si la rentabilidad de tu depósito sigue baja?

Teresa MorenoBancos & Comisiones, Inversiones Comments

Mucho ha llovido desde finales de 2.012, cuando la guerra de depósitos era aún una realidad. La reestructuración del sector financiero español apenas había comenzado y los atractivos tipos de interés del 4% que ofrecían algunas entidades eran utilizados como reclamo por las entidades con problemas para ganar recursos frente entidades más saneadas.

Sin embargo, con el 2013 recién estrenado, el Banco de España emitió una recomendación limitando la remuneración máxima a los depósitos. Éste, sería el punto de partida para una marcada tendencia a la baja en la remuneración de los depósitos que ha estado apoyada por las continuas rebajas de tipos oficiales por parte del BCE.

Una tendencia que nos lleva a la situación actual en la que según los datos ofrecidos por el Banco de España, la remuneración media ofertada por los bancos españoles para los depósitos a un año, apenas alcanza el 0,80%.

Así, los inversores que habitualmente solían recurrir a los depósitos como instrumento para rentabilizar su patrimonio, se ven en la obligación de buscar alternativas. Para buscar alternativas más atractivas desde el punto de vista de la rentabilidad, debemos estar dispuestos a asumir determinado riesgo en la inversión y renunciar a la garantía que supone estar cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos (los depósitos están cubiertos 100.000€ por titular).

A cambio, la rentabilidad se alejará del 0,6% (la rentabilidad que ofrecen hoy día los depósitos), pudiendo optar a alcanzar retornos de entorno al 4% 6%.

Fondos de inversión: Dado que buscamos alternativas a los depósitos, elegiremos fondos que tengan bajas volatilidades (2% – 3%) e intenten descorrelacionarse de las fluctuaciones de los principales mercados. En concreto, podemos encontrar este tipo de características en carteras de fondos de renta fija a corto plazo, alternativos o mixtos.

La ventaja de los fondos de inversión es que resulta una opción accesible para todos los bolsillos. Independientemente del patrimonio, nos permite tener la cartera diversificada, a la vez que tenemos liquidez diaria y podemos recuperar la inversión en el momento que queramos o necesitemos.

Bonos: Existen emisiones de bonos, fundamentalmente en otros países, que pueden ofrecernos una buena relación entre retorno y riesgo soportado. La ventaja que nos ofrecen los bonos es que nos permiten tener rentas periódicas a la vez que diversificamos la cartera.

Por otra parte, consideramos del mismo modo importante señalar que opciones no nos parecen una alternativa. Nos referimos a las carteras de acciones con elevado dividendo. En el afán de encontrar alternativas a los depósitos no todo vale y ésta opción aunque sí se ofrece como alternativa a los potenciales inversores, no debería.

¿Por qué? Cuándo un inversor decide invertir en un depósito, es porque quiere tener asegurada la inversión así como la remuneración de la inversión. Sin embargo, cuando percibimos dividendos significa que tenemos una cartera de acciones y por muy defensivas que sean las acciones que integran la cartera, conllevan un riesgo significativo para el accionista.

Dicho de otro modo, cuando invertimos en una cartera de acciones que hemos elegido por su atractivo dividendo, puede ocurrir que esa cartera de acciones se revalorice o por el contrario pierda valor pero en ningún caso, tenemos el capital asegurado a determinado plazo. Por otra parte, las rentas esperadas en forma de dividendos tampoco están aseguradas ya que puede haber un cambio en la política de reparto de resultados, que estos se reduzcan…

A nuestro juicio, cambiar el depósito a plazo fijo por una cartera de acciones no es un cambio razonable. Estamos incrementando los posibles beneficios pero también las posibles pérdidas. En definitiva, estamos incrementando de forma notable el riesgo y eso es precisamente lo que quiere evitar un inversor que tiene preferencia por los depósitos.

Otra opción habitual es la oferta de depósitos combinados; inversiones en los que una parte del capital pasa a invertirse en un depósito pero la otra parte del capital se invierte en un fondo o una cesta de acciones/fondos. Por lo general no nos suelen gustar este tipo de inversiones combinadas porque suelen llevar a equívoco.

La remuneración “asegurada” al estar referida sólo a una parte de la inversión es muy reducida. Sin embargo, otra parte invertida en un fondo de inversión o una cesta de acciones/fondos, la rentabilidad puede incrementarse de forma notable pero, también podría llegar a ser negativa, incurriendo en pérdidas.

Nuestra recomendación es que si se quiere invertir en un fondo de inversión, la elección no venga motivada por los fondos que nos ofrecen en un combinado sino tras haber estudiado aquellos fondos que mejor se ajustan a su perfil de riesgo y tras haber estudiado aquellos que lo hacen y lo han hecho consistentemente mejor que los de su categoría en los últimos años.

Lamentablemente, cuando acudimos a la entidad financiera a gestionar el vencimiento del depósito vencido, suelen predominar como alternativas las que a nuestro juicio no deberían serlo (cartera de acciones o depósitos combinados). Esto ocurre porque aun a día de hoy, hay entidades que no ofrecen arquitectura abierta a sus clientes y sus comerciales se ven en la obligación de ofrecer productos de la propia entidad.

Sin embargo, usted tiene otras opciones, existen varias formas de asesoramiento financiero independiente sin estar “vendidos” al interés de una entidad financiera.

Por ejemplo hay plataformas como Asesora.com en las que usted puede consultar sus dudas, en las que usted puede acceder a un asesoramiento imparcial y gratuito en la que el asesor busca la mejor que mejor se ajuste a sus intereses.

Existe un título el, el de Asesor Financiero Europeo o EFA, que acredita que los asesores han cursado unos estudios especializados sobre la cuestión, y además han firmado un código ético, donde en su web podemos comprobar si nuestro asesor está certificado.

Y existen alternativas bancarias como pueden ser bancos sin producto propio como Inversis, Empresas de Asesoramiento Independiente como Profim o empresas de gestión patrimonial independiente, que trabajan para uno de esos bancos sin campañas, como por ejemplo la nuestra, Panoramia Invest.

La clave, si es profano en el tema y debe pasar de depósitos a todo un abanico de posibilidades que existen en el mercado, es que se forme, entienda los riesgos que asume y lo haga si es posible de la mano de un buen asesor.

Sobre el autor:

Ana Rafels

Licenciada en Administración de Empresas, es una persona emprendedora que desde que inició su trayectoria profesional en el 2003, trabaja con el objetivo de ofrecer un asesoramiento financiero de calidad y focalizado en el cliente. Es asesora en Panoramia y profesora del Instituto Superior de Empresa y Finanzas.