¿Cómo gestionas tu economía doméstica?

Ana Moreno VicenteNiños & Familia Comments

Según Ley de Darwin sobre la supervivencia, únicamente aquellas jirafas de cuello alto que conseguían alcanzar las ramas de los árboles lograban sobrevivir. De esta forma, el grupo de jirafas que no tenían esta característica, morían de hambre.

Y al igual que la jirafa, las personas vivimos en una continua lucha por la supervivencia. Desde el momento en que nacemos se nos prepara para enfrentarnos a los caminos, a los libros, a los problemas, pero pensamos que jamás estaremos del todo capacitados para aprender sobre aquello que sostendrá nuestro día a día: las finanzas personales.

Supervivencia financiera

Por eso es importante que al igual que aprendemos un oficio, que nos ayudará a obtener el dinero necesario para comer, comprar una casa, darnos un capricho de vez en cuando para ser felices, también aprendamos a gestionarlo adecuadamente si no queremos que desaparezca en un abrir y cerrar de ojos.

Pero, ¿en qué momento de la vida comenzamos a aprender sobre finanzas personales? No es una materia que se de en los colegios, ni siquiera es un requisito en nuestro curriculum. Pero sí lo es en nuestro día a día, si queremos que nuestro esfuerzo merezca la pena.

El problema es que muchas veces pensamos que cuidar ese bien tan preciado que nos mantiene requiere una de estas cosas:

  • mucho tiempo por nuestra parte (las típicas tardes de Domingo rodeados de facturas, tickets de compra y calculadora),
  • un buen asesor financiero que haga todo esto por nosotros a cambio de un dinero,
  • o haber estudiado finanzas, o algo así para tener el criterio suficiente como para trazar en cuestión de minutos un plan de ahorro que nos ayude a mejorar nuestra economía doméstica.

Pero lo cierto es que no es así, y que hoy en día muchas aplicaciones pueden ayudarnos a resolver este problema, y poner nuestra economía en orden para destinar sólo lo justo y necesario a lo que realmente necesitamos.

Sería algo así como un gestor de economía doméstica, que sin conocimientos financieros, podamos manejar y utilizar como verdaderos expertos en la materia. ¿No os gustaría tener algo así para vuestras finanzas? Hoy os acercamos un poco más a estos gestores 😉

Vigila tus gastos con un gestor de economía doméstica

¿Sabes conducir? Si te contara que llevar el control de tu economía doméstica es mucho más sencillo que aprender a conducir o a montar en bici, probablemente no me creerías. Por eso no hay nada mejor que probar por tí mismo esto que digo, y comenzar a tomar desde hoy mismo el control sobre tu dinero mediante aplicaciones como Ahorro.net.

Un gestor de economía doméstica, a pesar de parecer un producto que viene del más allá, no es más que un excel bien elaborado que gracias a sus funciones, te permite saberlo todo sobre tus gastos diarios, facturas mensuales, e ingresos, para que no pierdas la pista a ninguno de estos movimientos.

Teniendo claro qué hemos comprado cada día, cuánto hemos pagado cada mes en el recibo del teléfono, qué ingresos tenemos, y cuánto dinero nos queda disponible a fin de mes, después de haber saldado todas nuestras “deudas”, es más fácil organizar nuestro futuro, y decidir cómo vamos a emplear el dinero sobrante de cada mes.

Veamos un ejemplo:

Laura vive sola, en un piso de alquiler por el que paga 500€ al mes (luz y agua incluidos) y desde el cual tiene que coger un autobús todos los días para acudir a su trabajo. Como es mayor de 23 años, el abono transporte mensual le cuesta 80€, y gasta una media al mes de 200€ en alimentación. Además, cada mes le llega la factura del teléfono y adsl, de 34€ y el seguro del hogar asciende a 10€ al mes. Laura gana 1.000€ netos al mensuales.

Con esta situación, su contabilidad doméstica quedaría así:

gastos_laura

Es decir, que tendría cada mes, 176€ limpios que podría gastarse en “otros”, tales como ropa, cenas, discotecas… Suponiendo que no todos los meses va a los centros comerciales a comprar ropa, y elige planes económicos los fines de semana, podría llegar a ahorrar, cada mes, 100€, que supondrían 1.200€ al año.

Con esta situación, Lauria podría elegir dos caminos:

  • Seguir como hasta ahora, ahorrando una media de 100€ mensuales sin apenas saberlo, pues no lleva ningún control, ni siquiera en una hoja de papel.
  • Utilizar un gestor de economía doméstica (del tipo de Ahorro.net)  para ver bien desglosadas sus cuentas, conseguir descuentos para el supermercados con los que pudiera proponerse obtener un ahorro mensual de 50€, cambiar su tarifa de móvil y adsl, e incluso, plantearse la posibilidad de buscar un piso de alquiler más barato y cercano a su zona de trabajo.

Como ves, no es difícil intentar mejorar esta situación sin apenas tener conocimientos financieros; pero si no ponemos las cartas sobre la mesa, y no nos paramos a estudiar dónde va a parar nuestro dinero, no sería posible haber dado con la solución al problema.

En el caso de Laura, el remedio es claro; ella paga un alquiler que se funde la mitad de su sueldo, por lo que es difícil que ahorre mucho a final de mes. Pero sabiendo que otra parte de su dinero se va en supermercados, donde sí podemos poner solución, la respuesta pasa por implantar objetivos que puedan cumplirse, y tener la herramienta adecuada que nos ayude a dar con el problema.

Utiliza un gestor de economía doméstica para ahorrar

Para poner todas las cartas sobre la mesa de la forma más rápida posible, y comenzar a determinar qué objetivos deberíamos plantearnos para llegar a fin de mes con más dinero, mi recomendación es emplear un gestor de economía doméstica, en el que poder ver nuestras cuentas claras en un solo vistazo.

Yo siempre digo que controlar nuestras finanzas es como hacer la lista de la compra; si no abres el frigorífico y los armarios de la cocina, nunca sabrás que es lo que tienes que apuntar para comprar cuando bajes al super.

Y del mismo modo, si no desglosas bien todos tus gastos e ingresos, no encontrarás los remedios posibles para que, al mes siguiente, cuando vuelvas a desglosar tus cuentas, veas que tus propuestas han cerrado un poco la brecha por la cual más dinero perdías.

Así que, ¿no crees éste el mejor momento para comenzar a ver qué arreglos hacen falta en tus finanzas? Ayúdate de un gestor de economía doméstica y ¡pon en marcha tu plan de ahorro!

Ah, y no olvides contarnos tus resultados escribiendo un comentario 😉