Cómo detectar un mal asesor financiero

Antonio Martin MorinBancos & Comisiones, Impuestos, Inversiones Comments

En nuestra vida, en muchas ocasiones necesitas de un experto que te oriente y ayude a tomar una decisión o a elegir una estrategia correcta en temas que no dominas y que son muy importantes para tu calidad de vida. Por eso vas al mejor médico cuando estás enfermo pues sabes que con tu salud no se juega.

Lo mismo ocurre con tus finanzas personales y economía doméstica. Debes ir a quién de verdad sabe de finanzas y que mejor te puede ayudar a construir un patrimonio financiero sólido que vaya creciendo con el tiempo.

Ésta es la principal función de un asesor financiero, que haga crecer tu dinero conociendo a la perfección tu perfil ahorrador y tu perfil inversor. Controlando los riesgos y ofreciendo productos financieros que se adapten a ti y productos genéricos que valgan para todo el mundo.

Sin embargo, a pesar de que por supuesto existen asesores que cumplen punto por punto lo que he comentado anteriormente pero por desgracia hay muchos que tiene los conocimientos ni la formación necesaria para realizar este trabajo y que pueden poner en peligro tu economía.

Estos asesores te puede parecer que saben de lo que hablan ya que utilizan palabras clave que han aprendido de memoria y situaciones comunes que comentan y que suenan muy profesionales. Incluso puede que haya realizado los cursos necesarios para formarse como asesores financieros independientes.

También te puede dar un buen servicio, contestar a todas tus dudas y atenderte al momento. Pero eso no vale de nada si no hace crecer tu dinero, lo pone en riesgo y te recomienda productos financieros que tú mismo, sin tu ayuda, podrías haber contratado.

Otras veces, y esto si es realmente peligroso, los intereses del asesor financiero no son los mismos que los tuyos. De esta manera los consejos que te dé están orientados a su beneficio, y no al tuyo.

Mantener y hacer crecer tu patrimonio, por muy pequeño que te parezca, es vital para tu calidad de vida presente y futura. Es muy importante que te tomes el tiempo necesario para buscar y encontrar un buen asesor financiero y evitar a los malos o nocivos. Y eso es lo que voy a intentar ayudarte en este artículo. A conocer los factores en qué debes fijarte para saber si estas o no ante un asesor financiero de calidad.

Formación y experiencia

Muchas personas aprenden lo básico y ya deciden autodenominarse asesores financieros y comienzan a trabajar con clientes.

No conocen productos financieros más allá que los que sabe todo el mundo e incluso puede que tampoco sepan más sobre ellos que una persona normal y corriente. Sin embargo aparentan ser unos grandes expertos, utilizando un vocabulario lleno de términos financieros para darse de entendido. Si tienes cuidado y prestas atención, los pillarás enseguida.

Un buen asesor financiero te explicará las cosas de manera sencilla. Evitando en lo posible utilizar palabras técnicas porque lo que quiere es que entiendas de la mejor manera posible donde se va a invertir tu dinero y porque ese producto o estrategia de inversión es la más adecuada para ti.

Cuando te encuentres ante un asesor financiero debes realizarle una pequeña entrevista. Pregúntale qué y dónde estudió y en qué escuela o centro de formación se capacito para ser asesor financiero. Un truco muy bueno para saber los conocimientos que tiene es preguntarle que te recomiende un libro sobre inversiones. Si te dice “El Inversor Inteligente” de Benjamin Graham (gran libro pero que conoce todo el mundo) ponte en alerta.

Otro método es preguntar por estrategias de inversión muy sencillas, como el Dollar Cost Averaging. Pregúntale si conoce esta estrategia y cómo funciona. A ver que te responde.

Esto te ayudará a darte una imagen fidedigna de si estás ante un asesor financiero que sabe de lo que habla, sin que necesite aparentarlo y así establecerás un primer grado de confianza con él.

Entiende tus necesidades

Punto clave para ver si es un buen o mal asesor. ¿Cómo te va a dar consejos de inversión si no entiende lo que necesites?

Tu asesor tiene que tener muy claros sobre ti los siguientes puntos:

  • Tu horizonte temporal de inversión.
  • Tus objetivos financieros a corto, medio y largo plazo.

Por ejemplo, para un horizonte y objetivos a corto plazo necesitas mucha liquidez, ese dinero tiene que estar accesible porque puedes necesitarlo en cualquier momento.

Por el contrario, para horizontes y objetivos a largo plazo, como preparar la jubilación, no es importante la liquidez y se pueden asumir más riesgos a cambio de una mayor rentabilidad.

También es básico que el asesor conozca tu situación financiera actual perfectamente y la pasada, para saber tu evolución financiera, si tienes deudas o has tenido.

Una manera de saber si estás ante un buen o mal asesor financiero es fijarte en si te preguntas para conocer los puntos que te he comentado antes. Si ya te recomienda un determinado fondo de inversión sin sabes cuáles son tus objetivos financieros, mala señal. Evita a ese asesor.

Explicaciones claras

Muchos asesores utilizan un lenguaje financiero técnico para dar apariencia de que saben mucho. Piensas que las finanzas es un tema muy difícil y que, claro, es normal que no entiendas nada y él sí porque es un experto. Esto no es así.

Un buen asesor financiero debe explicarte con palabras claras y sencillas porque te recomienda determinado fondo de inversión o porque te aconseja comprar acciones de una empresa específica. Y explicarte cómo esas estrategias van a ayudarte a conseguir tus objetivos financieros, qué potencial de rentabilidad tienen y qué riesgos corres. Y para esto no hace falta utilizar lenguaje complejo.

Siempre debes saber la razón por la cual tu asesor te recomienda una cosa u otra, solo así sabrás tomar la mejor decisión para tu dinero.

Cómo gana dinero tu asesor

Un asesor gana dinero siempre vendiéndote algo. Pero puede un producto que solo le beneficie a él porque es por el que más comisiones recibe o sea un producto financiero que también te beneficie a ti para aumentar tu patrimonio y acercarte a tus objetivos.

Lo mejor, para evitar conflictos de intereses, es que el asesor cobre sus servicios directamente de ti. Si eres tú quién necesita sus servicios y quién se va a beneficiar de su trabajo lo mejor es que seas también tú quién le pague.

Es importante que tengas muy claro este punto porque es vital para saber si lo que te recomienda el asesor es beneficioso para él o para ti. No esta demás que firmes un contrato con el asesor donde renuncia a recibir ingresos por comisiones de venta de productos financieros.

¡Cuidado con los timadores!

Así que ya sabes. Un asesor financiera es una pieza muy importante para mejorar tu calidad de vida pero asegúrate antes de contratar a un asesor financiero que se enfoque en tus necesidades y no en las suyas.

Para acabar te dejo con 3 consejos generales:

  • Únicamente trabaja con asesores financieros autorizados por la CNMV.
  • No te dejes presionar.
  • El asesor financiero nunca debe tener acceso a tu dinero.

Sigue estos consejos y dormirás tranquilamente por las noches mientras ves crecer tu dinero con la ayuda de tu asesor financiero.