Cómo ahorrar en las comuniones

José Luis Del Campo VillaresNiños & Familia, RegalosLeave a Comment

Mucha gente es la que cree, y entre las cuales me incluyo, en que con el tiempo las comuniones se han convertido en “minibodas”. O sea, banquetes por todo lo alto, con platos de diseño, vestidos de etiqueta y un sinfín de cositas

que hacen que cuando te quieres das cuenta parece que en vez de preparar una Comunión estás preparando una boda.

Y sabe bien lo que digo aquel que tiene hijos en edad de realizarla y que están viendo en sus propias carnes ahora mismo como incluso hay que reservar el banquete con antelación de bastantes meses igual que si de una boda se tratase.

Pero dentro de la gestión de montar un banquete de Comunión hay diferentes cosas que deberías hacer siempre y que te podrán permitir ahorrar algo de dinero.

Te comento a continuación aquellas cosas a tener en cuenta.

Lo primero es lo primero: ¿qué ponerse?

La comunión lleva consigo unos primeros gastos inevitables:

  •  la ropa.
  • el banquete.

Realmente las dos partidas más costosas en cualquier presupuesto. Regalos o recuerdos para los asistentes, fotos, vídeos y demás cosillas varias, todas en su conjunto te supondrán dinero, pero no tanto como las dos partidas anteriores.

Los trajes de los niños son los clásicos, con lo cual la partida destinada a la adquisición de estos es similar en todas las comuniones. Te aconsejo que si tienes el traje de algún hermano, primo o familiar, es una excelente opción para ahorrar dinero porque, con mucha probabilidad, si compras el traje no lo vas a volver a utilizar nunca, con lo cual el traje que te puedan prestar estará prácticamente nuevo.

Si optas por comprarlo, opta por la opción de que sea lo más barato posible porque es para un día solamente y no creo que gastarse un dineral sea lo más inteligente por tu parte.

Para la ropa de los padres y demás familiares, está claro que deberás ir acorde con el protagonista. Estoy seguro de que los padres tienen ropa en casa lo suficientemente elegante para ir a la comunión. Mi consejo, al igual que en el caso anterior, es que lo primero que debes de saber es ver si tienes ropa ya en casa que pueda ser empleada en ese día.

En ese caso ya no hay problema pero, el caso contrario, tendrás que hacer un desembolso de dinero. Si puedes hacer algún arreglo a prendas que ya tienes en casa, el coste se abaratará de forma interesante. En caso contrario, si la ropa no va a tener un uso continuado y se reservará solo para ocasiones, te recomiendo que, dentro del amplísimo abanico de oportunidades, escojas una que sea barata.

El Banquete

Vamos con lo segundo que suele llevarse más dinero, el banquete. Aquí sí que tienes que hilar fino y podrás ahorrarte una cantidad importante de dinero.

Lo primero que debes de saber es el número exacto de comensales que va a tener el banquete ya que te va a condicionar el restaurante que debas escoger. No vayas a un restaurante en el que caben 100 comensales si sois 30 y lo ocupáis todo.

Ten en cuenta que el dueño del restaurante debe cobrar por toda la ocupación, por eso para ajustar el presupuesto es mejor ir a establecimientos con tamaño similar al número de invitados o a otros que realicen varios banquetes a la vez, con lo cual no cobrarán más por ocupación mínima o máxima ya que hay más comuniones.

Además, a ser posible, deberás de saber si alguna de las personas invitadas por cualquier motivo necesita un menú diferente (dietas, bajo en sal, vegetariano) del resto de los comensales. Te resultará más barato un banquete en el cual pones un menú base con un par de añadidos puntuales diferentes, que si contratas un banquete en el cual puedan escoger entre dos opciones los comensales cuando se sienten.

También deberás de tener en cuenta el perfil de los invitados que tienes al convite. Si abundan las personas de edad avanzada, suelen valorar más el no pasar hambre que el que los platos sean de diseño, con lo cual ¿para qué pagar un plato de cocina de fusión si no lo van a valorar, se van a quedar con hambre y a ti te va a costar un “pastón”?

Una opción que se me antoja muy interesante es que compares los precios de aquellos establecimientos que hacen muchos convites a la vez el mismo día. Suelen optimizar costes, compartir camareros para los diferentes convites, además que no es lo mismo lo que les cuesta cocinar un plato para 20 personas que para 200, pudiendo hacer seguro una mejor oferta en precio.

Además, en lo que seguro ganas en esta opción es en la sobremesa. Cada día se estila más contratar para los niños una actuación, un hinchable o algo para que estén entretenidos, a fin y al cabo es una fiesta para ellos.

Los establecimientos grandes, con varios convites a la vez, seguro que ofrecen estas cosas porque ya las “tienen de serie” con lo cual te ahorrarás dinero seguro ante la opción de que tengas que contratarlas de tu bolsillo. ¿Qué te gusta más una cosa íntima? Pues a más intimidad, más exclusividad y, probablemente te salga más cara.

Recuerdos, fotos y vídeos

Entramos ahora con los regalos o recuerdos para los asistentes, fotos, vídeos y demás cosas que son necesarias en una comunión

Para empezar, lo siento por los profesionales de la fotografía o de los vídeos, pero con las máquinas que hay ahora y sin ser un verdadero especialista, te permitirán guardar esos momentos para siempre. Si prefieres despreocuparte del tema y contratar a un buen profesional, ajusta al máximo este coste y pide referencias a conocidos ya que hay mucho pseudoprofesional. Seguro que hay un término medio que te permita ahorrar algo de dinero.

Para los recuerdos y los regalos para los niños y demás cosas,  no olvides que es un añadido al banquete. Si este es horrible da igual el recuerdo que des y viceversa. Piensa que la gente recuerda el momento y no lo regalas a fin de cuentas.

Como consejo global que te puedo dar es que preguntes a conocidos que hayan hecho recientemente alguna comunión o evento similar o recuerda como fue la última a la que hayas ido. Eso te dará ideas que podías haber pasado por alto antes.

Cuáles son tus consejos para ahorrar en una comunión

Seguro que tienes trucos y consejos que no he comentado en el artículo para ahorrar en una comunión. O tal vez no estás de acuerdo con alguno de los que he comentado, así que aprovecha la ocasión y comparte con todos tus consejos.