Cinco consejos para convertir el desempleo en una oportunidad

Alfonso SBEmpleo & Gastos Empresa Comments

Mucha gente está perdiendo su trabajo y la situación laboral en España cada vez es más difícil. El desempleo alcanzó el pasado mes de noviembre los 6,1 millones de parados, la cifra más elevada desde que se registran estadísticas.

A pesar de estos datos tan negativos, no te dejes llevar por el pesimismo porque hasta la situación más adversa puede tener un lado positivo. En este caso podemos remitirnos a la cultura japonesa y al símbolo que ellos utilizan para crisis, que alberga dos ideogramas: peligro y oportunidad.

Así que, si no tienes trabajo, o tienes miedo de que tu trabajo peligre, tienes que elegir: O bien paralizarte y no hacer nada… o bien tomarte esto como una oportunidad para relanzar tu carrera.

Piénsalo. Circunstancias que se escapan a tu control han añadido mucho tiempo libre a tu horario, dándote también muchas opciones para elegir. Centra tu atención en las oportunidades que hay a tu alrededor, puede que incluso descubras una nueva ocupación que te traiga un mayor enriquecimiento personal. Aprende a convertir la crisis en una oportunidad para reforzar tus habilidades, afinar tu mente y prepararte para el próximo trabajo, es decir, aprovecha todo ese tiempo libre del que ahora dispones.

Una buena idea para maximizar todo ese tiempo es seguir estos cincos puntos:

 

1. Contactos, contactos, contactos!

Algunos dicen que el 80% de los puestos de trabajo se consiguen a través de contactos. Así que, ahora más que nunca, tus contactos personales (amigos, profesores, compañeros de trabajo, etc.) son tu mejor baza para alcanzar la siguiente fase en tu carrera profesional.

Además, con tus días completamente libres, ya no tienes impedimentos para programar almuerzos y encuentros para cafés, por lo que es el mejor momento para recuperar a conocidos que hacía tiempo que no veías debido a tus obligaciones profesionales.

Todos ellos pueden ser fuentes de ideas y conocimiento que te ayudarán a evolucionar en tu carrera y te pueden conectar con tu futura empresa.

Búscalos en Facebook y LinkedIn o mándales un email para sugerirles que ahora puede ser un buen momento para reuniros. Y aunque algunos es probable que no queden contigo, seguro que muchos más aceptarán reunirse contigo, siempre y cuando posiciones el encuentro como una oportunidad para recibir consejos sobre tu carrera (a la gente le ENCANTA dar consejos).

Durante tu encuentro, recuerda tres cosas:

  1. Tu contacto parloteará demasiado porque la gente adora dar consejos profesionales.

  2. No les digas solo qué quieres, pregúntales también qué necesitan y piensa en ti mismo como una solución y

  3. Asegúrate de acabar las reuniones con unas cuantas referencias.

Y si no tienes contactos… puedes recurrir a conocer a gente a través de conferencias, reuniones y eventos sociales, nunca se sabe dónde puedes encontrar tu futuro trabajo, pero cuanta más gente conozcas, más puertas se te abrirán.

2. El producto llamado “Tú”

¿Quién eres tú?  ¿Qué quieres? Estas dos preguntas existenciales son la base de tu estrategia profesional. Piensa a través de tus respuestas, porque todo el mundo a quien pidas consejo te preguntará, y no querrás responder con un silencio incómodo o una expresión confusa. Recuerda que el trabajo ideal mezcla las cosas que te gusta hacer con las cosas que eres bueno haciendo.

Al igual que una gran Empresa, considérate a ti mismo un producto que requiere algún branding y marketing. Eso comienza por entender qué hace tu marca única, y por enviar ese mensaje a tu red. No consideres solo tus habilidades o las funciones que has realizado en tu trabajo anterior. Por mucho que te duela, esas cosas se aprenden fácilmente.

Pero lo que no se puede aprender en la escuela o en un trabajo son las cualidades únicas de tu personalidad y los valores innatos que definen quién eres. Esas cualidades pueden guiarte hacia el trabajo que estás buscando, y alertarte de los trabajos que pueden ser un mal partido.

 

3. Forma física y mental

La inactividad es el peor enemigo del desempleo.  Tras años de sentarte en frente de un ordenador durante 10 horas al día en una oficina, te enamorarás de la capacidad de tu cerebro para aprender cosas nuevas. Ve películas independientes. Lee libros. Piensa en aquello que siempre has querido hacer y apúntate a cursos relacionados, puede que ese nuevo aprendizaje te abra la puerta a nuevas oportunidades laborales y más crecimiento.

Lo mismo se puede aplicar a la forma física. Sí, es genial dormir 10 horas al día, pero el almuerzo no debería ser tu primera comida. Si quieres mantenerte alerta y productivo, lo mejor que puedes hacer es, tal como dice el fundador de Virgin, ejercicio.

Y si no eres de los que hacen ejercicio, comienza con estiramientos modestos e introduce un paseo diario alrededor de la manzana. Correr, aunque sea despacio y durante poco tiempo te ayuda a eliminar el agobio mental y te ayuda a pensar más claramente.

4. Aprende a manejar tu dinero

Saber en qué gastas tu dinero es de vital importancia, y más cuando atraviesas una situación de desempleo en la que tener el control de tus finanzas personales y ser consciente del presupuesto del que dispones es esencial. En muchas ocasiones, más de las que crees, el dinero se va en basura inservible que no sirve para nada, en comer fuera, en los cafés…

Entender tus patrones de gasto es clave para saber cómo ahorrar dinero y tomar decisiones inteligentes.

 

5. Ayuda a otros

No hay mejor forma de tener una perspectiva sobre tu situación que centrando tu energía en ayudar a otros. Es humano dar sin esperar nada a cambio y te da una perspectiva sobre lo que es realmente importante en la vida. En condiciones económicas tan adversas como la actual, el voluntariado puede ser una oportunidad, además de para ayudar, para conocer a gente que está en tu misma situación y con la que puedes compartir los problemas de estar desempleado.

 

Puntos destacados:

  • Toda crisis económica es una oportunidad

  • Recurre a tus contactos para consejos… y oportunidades

  • Todos tenemos algunas características únicas: analiza las tuyas y aprende a venderlas

  • Mantenerte en forma además de saludable, es bueno para tu cerebro