Siete artículos de bebés que no hay por qué tener

Ana Moreno VicenteNiños & FamiliaLeave a Comment

Artículos de bebés que no hay por qué tener

Share this Post

Cada día estoy más asombrada. ¡Ya no saben que inventar! Estaréis de acuerdo conmigo en que el chupa-chups tiene su gracia. Quizás pueda ser un tanto inservible pero no deja de tener su aquel.

Pero… ¿Qué me decís del “muelle caminante”? Seguro que dicho así, no sabéis ni lo que es, pero al ver la foto, tengáis la edad que tengáis, estoy convencida de que habéis sonreído.
Ay, tierna infancia…

Pero, aparte de la dulzura que nos crea este simpático muelle… ¿alguien pudo hacer un uso realmente práctico de él? ¡Porque yo no recuerdo que sirviera de mucho! Y en la actualidad, al igual que pasa con esto, existen cantidad de artículos que mediante una súper publicidad nos quieren hacer creer que son objetos fabulosos e imprescindibles si tienes hijos o estás al cuidado de alguno.

Creo que ya va siendo hora de que alguien los repruebe. ¿Quieres cuidar a tus hijos además de tu dinero? Si estás pensando en comprar alguno de los siguientes trastos que aparecen en nuestro ranking, espero que aceptes un consejo antes de nada; puede que te haga cambiar de opinión :)

1. Tablets para bebés

Tablet bebéPara mí, esta es la chorrada preferida (irónicamente hablando). Aparte de ser un objeto para nada barato, desde mi punto de vista, con ello no creo que estemos desarrollando las capacidades de los pequeños. Yo recuerdo jugar con móviles de juguete que en su interior tenían chucherías pero… ¿tecnologías para pequeños?

Ser pequeño es tiempo de pensar, de jugar con la creatividad y tocar cosas. En definitiva, es tiempo de desarrollarse. Y por medio de aparatos electrónicosel desarrollo del niño (que es fundamental) se verá muy limitado y por consiguiente, no le estaremos ayudando en nada.

Pero aquí, las decisiones son muy variadas. Aunque diré a mi favor que Einstein, Freud o, por qué no, cualquiera de nosotros, desarrollamos todo nuestro potencial con cochecitos, muñecas y juegos tradicionales ;)

 

2. Sistemas de videovigilancia

Sistema videovigilanciaCiertamente, no creo que quien tenga un bebé se aleje tanto de él como para tener la necesidad de controlarle a través de un monitor con un sistema de vigilancia… Todos sabemos que los niños no saben hablar ni saben andar, pero ¿y lo bien que se les da llorar cada vez que quieren algo?.

Estaréis de acuerdo conmigo en que los llantos de un bebé se oyen perfectamente bien, ¿no? Por este motivo, no creo que sea necesario gastarse la friolera de 200€ (si encima lo queremos sofisticado) por un artículo que servirá para pocos años.

 

3. Rodilleras para bebés

Rodilleras bebésHe de confesar que soy muy miedosa. Soy la típica que cuando tiene un bebé entre los brazos, le da miedo hasta respirar, ¡no vaya a ser que se vuele! Si, a lo mejor piensas que exagero un poco, pero lo cierto es que siempre veo un riesgo en cualquier cosa y en cualquier parte por muy pequeño que sea.

A pesar de esto, adquirir unas rodilleras para los más pequeños lo veo excesivamente exagerado (y para que lo diga yo…). Es natural que los niños gateen libremente, se ensucien y tengan algún rasponcillo pero, no creo que vayan a gatear sobre zonas tan rugosas y rígidas para que las rodillas queden hechas un cuadro.

 

4. Calienta toallitas

Calienta toallitasCurioso aparato que calienta las toallitas para evitar ese “frío” de la toallita al cambiarle los pañales a los bebés. Dicho así, suena bien… y no sería una mala idea si no fuera porque cuestan una media de 30€. Personalmente, preferiría destinar ese dinero a comprar otras cosas o, simplemente, ahorrármelo.

Todos hemos sido bebés, y, corrígeme lector si me equivoco pero, la sensación de que la toallita estuviese a una temperatura menor a la corporal, no fue un trauma, ¿o si lo fue? Lo importante es saber en todo momento en qué nos estamos gastando el dinero y si realmente es necesario.

Es comprensible que unos padres quieran darle lo mejor a sus hijos y protegerles de todo, pero hay cosas que, sinceramente, no creo que sean necesarias. Y no debemos olvidar que un poco de aquí, un poco de allá, conlleva a que al final el ahorro sea cuantioso.

 

5. Esterilizadores eléctricos

EsterilizadorCuando los niños alcanzan el año, generalmente se les suele ir cambiando gradualmente el biberón por la taza. Con esto quiero decir que, un esterilizador eléctrico está muy bien pero… ¿es realmente lógico el precio a pagar por él por el tiempo de uso que vamos a darle? su precio ronda desde los 30€ en adelante, y permiten eliminar los gérmenes dañinos ya que, en recién nacidos, el riesgo de coger una enfermedad es aún muy elevado.

La alternativa que ofrezco a esto, es la esterilización tradicional. Es decir, adquirir biberones de vidrio y realizar el hervido de siempre. El hecho de no utilizar nada del otro mundo para esterilizar los objetos del bebé, no implica que no se eliminen igualmente de bien los gérmenes.

Pero para saber más sobre las alternativas al esterilizador eléctrico, Anna Marsal nos lo muestra en su artículo sobre cómo limpiar el biberón.

 

6. Calienta biberones

Calienta biberonesEs normal querer tener un chisme que le dé a los biberones la temperatura óptima para que el bebé no se queme al digerirlo. Pero… ¿y el microondas? Seguramente al principio recurras al calienta biberones por miedo a darle algo a tu bebé que esté demasiado caliente, pero es probable que termines recurriendo al microondas para acabar antes.

Hay que creer un poco más en los poderes propios; siempre podrás probar el biberón antes de dárselo a tu bebé. ¿Qué mejor técnica que esta para asegurarse?

 

 

7. Procesador de alimentos

Procesador alimentosEstá bien tener un aparato que ayude a preparar la mejor comida a los bebés pero, ¿qué tal si cambiamos este procesador por una batidora? En todas las casas hay batidoras y, es cierto que no hacen la función del procesador (que sería algo así como una termomix para bebés) pero seguramente la comida esté mejor si te encargas personalmente de cada una de las partes de su elaboración ;)

La comida de tu bebé estará mucho más rica si la preparas con amor encargándote personalmente. ¡Ah! y no es invención mía; lo dice la ciencia ;)

 

En definitiva…

Mi consejo es ir adquiriendo los artículos según vaya llegando la necesidad de tenerlos. No hay por qué hacerse el primer día con un palé de tropecientos objetos. Como siempre os digo, es importante comprar con cabeza y no dejarse llevar por lo primero que vemos.

¿Conoces tú algún otro artículo sobre el que haya que meditar antes de comprarlo? ¡Estaremos encantados de que lo compartas con nosotros!

About the Author

Ana Moreno Vicente

Facebook Twitter Google+

Ana es graduada en Administración y Dirección de Empresas. Su misión es compartir todos sus conocimientos financieros de forma amena. Y su lema: "No hay nada difícil de explicar; tan sólo se trata de encontrar las palabras correctas"