Ahorra en medicamentos comprando genéricos

Alfonso SBCuidado Personal, Niños & Familia, Salud & Hospitales Comments

Ahorra en medicamentos comprando genéricos

Últimamente no paro de oír a la gente quejarse de lo caros que están los medicamentos.

Como nos acompañan a lo largo de todo el año (resfriados, alergias, dolores de cabeza y un largo etc.), son un gasto fijo en nuestra factura mensual. ¡Y menudo gasto…!

¿Sabíais que los medicamentos, junto con los carburantes, son los que más han tirado del carro de la inflación este año

Los medicamentos que han sido “desfinanciados” por el Estado (más de 400) están viendo aumentado su precio hasta en un 10% por las farmacéuticas tras la gran subida inicial que sufrieron (de hasta más de un 50% e incluso un 100% en algunos casos). Los consumidores nos enfrentamos por tanto a un doble aumento: por la falta de financiación del Estado y por la subida del precio del propio medicamento en el mercado libre.

La buena noticia es que contamos con medicamentos genéricos (marcas blancas), a la venta en farmacias, parafarmacias y supermercados, que generalmente tienden a precios mucho más bajos, ya que no están respaldados por empresas farmacéuticas privadas.

Podemos distinguirlos porque llevan el nombre del principio activo seguido de las siglas EFG (Equivalente Farmacéutico Genérico)

¿Sabéis todo el ahorro que se puede conseguir comprando genéricos?

Los medicamentos genéricos son igualitos a los de marca, con lo que si los compramos podremos ahorrarnos una parte importante del precio de los medicamentos (¡hasta incluso un 40%!).

En general, los medicamentos de la Seguridad Social tienen precios similares. Pero en los medicamentos que ya no están financiados las diferencias se notan mucho más. Echa un vistazo a esta tabla:

MEDICAMENTO GENÉRICO
Gelocatil (1 gramo, 12 comprimidos): 2,8€ Paracetamol (1 gramo, 40 comprimidos): 2,79€
Flumil Forte (600 mg, 20 comprimidos): 5,85€ Acetil Cisteina (mucolitico) (600 miligramos, 20 comprimidos): 3,48€
Propecia (1 miligramo, 28 comprimidos ): 48,82€ Finasterina (1 miligramo, 28 comprimidos) 28,10€
Viagra (100 miligramos, 4 comprimidos): 60€ Sildenafilo (100 miligramos, 4 comprimidos): 28,10€
Zocor (10 miligramos, 28 comprimidos): 3,20€ Sinvastatina (10 miligramos, 28 comprimidos): 0,95€

 

Alfonso ya nos aconsejaba en su blog Thinking Rich sobre comprar marcas blancas para ciertas cosas, entre las que incluía los medicamentos.

Prácticamente todos los medicamentos tienen su versión en genérico. Así que si quieres ahorrarte cientos de euros en farmacias, antes de comprar un medicamento, tan solo tienes que seguir estos 3 pasos que explica Alfonso en su artículo:

  1. Averigua el equivalente genérico: Puedes buscar aquí tu medicamento de siempre y ahí mirar el principio activo del mismo (si quieres más información te explicamos todo sobre los medicamentos más adelante). Por ejemplo, si buscas, Neubrofen, te dirá que su principio activo es el Ibuprofeno.
  2. Comprueba que se vende en España: Para esto, podéis buscarlo en esta lista, aunque no estoy segura de que sea 100% completa. Si no aparece (lo que es raro), probad a buscarlo en la página de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Ministerio de Sanidad) o en  Google tal cual.
  3. Ve a la farmacia y pregunta por ese principio activo en genérico.

Recuerda: en el caso del genérico, el nombre será el del principio activo (+, mientras que la marca proporcionará el propio nombre de marca para “adoptarlo”.

Y ahora la pregunta del millón.

Pero, ¿Y son seguros?

Qué queréis que os diga. Un día me compré una caja de Ibuprofeno de marca blanca baratísima con las prisas y se me fue el dolor. Y sigo viva 😛

Estadísticas recientes demuestran que el 90% de los españoles ya confían en los genéricos. El problema es que hay mucha información por ahí que no nos dice realmente nada y nos deja igual de confundidos.

En este artículo quiero además despejar todas vuestras dudas acerca de los medicamentos genéricos o “de marca blanca”, para que veáis que es posible ahorrar sin perjudicar nuestra salud.

Una vez pregunté a una señora que compraba en la farmacia si escogía de marca o genéricos, y me dijo, “no, yo los de marca de siempre, que con la salud es mejor no arriesgar…

Si alguna vez has pensado así, te recomiendo que sigas leyendo…

 

Medicamentos genéricos vs. Medicamentos de Marca

Lo primero que hay que tener claro es que un medicamento de marca y su equivalente en genérico tienen el mismo principio activo.

 

El principio activo

El principio activo es el que produce el efecto que contrarresta la dolencia: básicamente se compone de unas determinadas sustancias químicas en unas cantidades específicas.

Realmente todo se reduce a la fórmula “acción-reacción”. Cuando tenemos un dolor, se puede contrarrestar con un principio. Y mientras la medicina que tomemos contenga ese principio, funcionará.

Por ejemplo, si te duele la cabeza, un principio activo que actúa con rapidez es el Paracetamol o Acetaminofén.

Cada tipo de medicamento que se vende en el mercado tiene su principio activo, y este es el mismo tanto para su versión en genéricos como si es de marca (mismas sustancias químicas que proporcionan el efecto terapéutico en las mismas cantidades). Tienen la misma calidad y seguridad, y cumplen el criterio de bioequivalencia.

Debemos interiorizar esto, para “quitarnos el miedo” de comprar medicamentos baratos, asociándolos con peor calidad.

Por ejemplo, el Ibuprofeno (antiinflamatorio no esteroideo) tiene su genérico con el mismo nombre, Ibuprofeno + EFG (Como el de Normón), y es el mismo principio activo que se comercializa en marcas como Nurofen®, Advil®, Genpril® o Motrin®.

Esto debe ser así SIEMPRE para que el medicamento se pueda vender. Los medicamentos genéricos están autorizados y avalados por el Ministerio de Salud del Gobierno de España, y cuentan con su propia página web oficial en la que podréis encontrar más información.

También cuentan con el apoyo de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG), una asociación sin ánimo de lucro que busca impulsar y promover el conocimiento y uso de los medicamentos genéricos en España. Nuestro país es uno de los pocos en Europa en los que el sector de los genéricos supone el 33% de la industria farmacéutica española frente a una media del 50-60% en otros países.

Sí, vale, todo esto está muy bien.. Pero ¿Y por qué son más baratos entonces?

Si todavía no estás convencid@ de su seguridad y/o efectividad, sigue leyendo…

[magicactionbox id=3029]

Investigación y Marketing

Las empresas farmacéuticas investigan en sus laboratorios las formas de combinar los distintos elementos químicos. Estas costosas investigaciones privadas están protegidas por patentes que les permiten lucrarse por 10-20 años, tras los cuales deben hacer públicos los componentes del principio para interés del bienestar común.

¿Qué pasaría si se descubriese la receta secreta de Coca Cola? Imaginad las copias y variaciones del gigante rojo…

Los genéricos por tanto se autorizan una vez se acaba el plazo y expira la patente.

Para algunos medicamentos de marca, el precio se va reduciendo a medida que esa inversión se amortiza, hasta llegar incluso a los precios de los genéricos. De ahí la segunda conclusión importante: el precio raíz de los medicamentos de marca es similar al de los genéricos.

Y lo que es más: una de las causas del aumento del precio de los medicamentos de marca es para pagar los genéricos. Es cuestión de tiempo que suban los precios de los genéricos con la inflación. Pero mientras haya cosecha…

Entonces, ¿por qué otros siguen siendo más caros o se encarecen, después de tanto tiempo? ¿Es solo cuestión de amortizar la investigación de los laboratorios farmacéuticos?

La respuesta es no. Y aquí viene la tercera idea: El gasto en marketing de las empresas farmacéuticas supone casi el doble de su gasto en investigación.

Para entender el porqué del asunto, debemos analizar las empresas farmacéuticas a fondo. ¿Sabías que son las empresas más rentables que existen? Es lógico: SIEMPRE a lo largo de nuestra vida vamos a necesitar tomar medicamentos, por lo que siempre van a generar ingresos.

La principal diferencia entre los genéricos y los de marca radica en el marketing.

La imagen de marca de una empresa supone una parte muy importante de su patrimonio, aunque sea “intangible”.El marketing está detrás de este proceso de creación del valor de marca. Todo el marketing que se genera en torno a ella aumenta las cifras de forma exponencial. Y con la liberalización del mercado, se convierte en la forma de competir de las empresas.

En definitiva, la diferencia de precio de genéricos y de marca viene dada porque en el caso de los primeros:

  • Copy-paste: la investigación la hicieron otros primero (es la ventaja de ser seguidor en vez de líder), y solo tienen que copiar la fórmula.
  • Los “sin nombre”: El nombre no viene respaldado por una marca (imagen de marca)
  • No son “de diseño”, no se invierte en marketing ni en un diseño exclusivo: se va a lo simple y lo barato. Al fin y al cabo, va a terminar en la basura en cuestión de segundos.

Quédate con esto:

“El exterior es diferente, pero el interior (principio activo y efecto) es EL MISMO”

 

El juego de las farmacéuticas

Las empresas farmacéuticas son como una especie de “mafia” pero legal. Como decía antes, siempre vamos a necesitar medicamentos, y por ello ha existido siempre un oligopolio de farmacéuticas que controlan el mercado. Pero esto está empezando a cambiar.

Ahora mismo, su mejor arma es fortificar la imagen de sus productos haciéndolos parecer “extra fiables” y jugando con la falta de confianza de las personas, que dudan ante la opción de comprar medicamentos baratos y aparentemente no respaldados. Pero ya hemos visto que esto no es así.

El ganador del premio Nobel en Medicina, Richard J. Roberts, denunció hace dos años que las farmecéuticas “bloquean” las medicinas que curan porque no son rentables (ganan más las que estabilizan o curan a largo plazo), e impiden su distribución, lo que causó un verdadero revuelo. Igualmente, El premio Nobel de Química de 2009 Thomas Steitz, denunció también en 2011 que los laboratorios farmacéuticos no invierten en investigar en antibióticos, que puedan curar definitivamente, sino que prefieren centrar el negocio en medicamentos que sea necesario tomar durante “toda la vida”.

Desde entonces, cada vez son más los grupos de investigación que encuentran soluciones alternativas para combatir enfermedades como por ejemplo el cáncer, cuyo tratamiento (y medicamentos) son bastante costosos, y lo hacen más accesible a la población. Así ocurre con los genéricos.

 

Conclusión

Entonces, ¿quieres ahorrar más? Apúntate a las marcas blancas… ¡Ahorrarás una pasta! 

Recuerda, la ventaja es el ahorro: NUNCA renunciarás a una mejor calidad de salud comprando medicamentos genéricos.

Descubre otros trucos adicionales para dejar de ‘tirar’ 5.000 euros al año.

 

3 artículos recomendados: