5 consejos para el ahorro en la compra de una vivienda

Lourdes BarraHogar & Jardín, InversionesLeave a Comment

Ahorrar para comprar una vivienda

Embarcarse en la adquisición de una casa es una decisión complicada, a la que acompañan numerosas dudas e inseguridades. Una vez tomada, ¿cómo escoger el inmueble, cuánto adelantar del importe, cómo gestionar el préstamo hipotecario…? A continuación, se ofrecen algunos consejos para hacer de esta aventura un camino positivo e incluso entretenido.

1. Buscar inmuebles y oportunidades de manera efectiva

La herramienta digital nos permite contrastar características y precios de distintas viviendas. A los comparadores online o la prensa especializada, se suman los portales de diferentes inmobiliarias. Entre estos últimos, el de la inmobiliaria bancaria Haya, que hace unos días anunció la venta de inmuebles con descuentos de hasta el 40%. Se trata de una campaña que ofrece medio millar de locales comerciales y más de 3.100 viviendas de segunda mano. Una promoción vigente hasta finales de abril y que reparte la mayoría de sus inmuebles entre la Comunidad Valenciana, Madrid, Cataluña, Castilla−La Mancha y Canarias.

2. Comparar viviendas

Aunque las prioridades a la hora de comprar una vivienda son muy personales, hay una serie de factores que suelen estar siempre presentes: la proximidad de familiares o amigos, la relación de servicios próximos y los planes urbanísticos a medio o largo plazo. Se trata de aspectos que repercutirán indirectamente sobre nuestro futuro nivel de gastos cotidianos. No obstante, hay otros más inmediatos que deberíamos tener en cuenta para escoger el inmueble: la superficie, el espacio y la distribución, la orientación de la vivienda, las calidades y acabados, los suministros energéticos, la correcta instalación de puertas y ventanas, etc. Llevar a cabo su ponderación, teniendo en cuenta nuestras necesidades, pero también su relación calidad/precio, facilitará un ahorro responsable.

3. Conoce la situación de las viviendas y las ventajas de las que puedes disfrutar

Por ejemplo, que estemos ante una Vivienda de Protección Oficial nos reporta ventajas en la financiación, pero también se acompaña de una normativa que limita el tamaño, el precio máximo de venta y los derechos de tanteo y retracto. Además de tener esto en cuenta, hay que verificar la situación de la vivienda y conocer las gestiones oportunas y la documentación necesaria. Trabajar con una inmobiliaria de confianza, como la inmobiliaria bancaria Haya, ayuda a solventar eficazmente estos trámites y conocer toda la información relevante.

4. Programar el ahorro

Optar por adquirir nuestra propia casa conlleva inevitablemente recortar una serie de gastos cotidianos y, en general, subordinar nuestro consumo a la idea de comprar una vivienda. La primera cuestión es, sin duda, habitar en un espacio barato o adaptar el nuestro a un gasto más reducido: cambiar las bombillas por unas de bajo consumo, apagar los aparatos eléctricos cuando no los utilicemos, emplear nuestro hogar como lugar de ocio, etc. Asimismo, es fundamental crear un fondo de emergencia y depositarlo en una cuenta de ahorros. Igualmente, será primordial que nos deshagamos de nuestras anteriores deudas y, una vez solventadas, motivarnos y convencernos de un nuevo estilo de vida.

5. Planificar la hipoteca

Entendemos que el objetivo principal es entrar a residir en la vivienda cuanto antes. Se trata de reunir el dinero mínimo necesario y planificar el resto del pago. Con respecto a esto último, aparece una verdad inapelable: más plazos, más intereses; menos plazos, menos intereses. Por fortuna, el mercado inmobiliario no presenta las cifras astronómicas de un pasado nada lejano, y ahorrar el 45% del precio total de la vivienda ya se antoja como una tarea más asequible. ¿Por qué un 45%? Digamos que para dejar solventado el 30% del coste y destinar un 15% a la compra de muebles y otros gastos administrativos y fiscales. Tengamos en cuenta que las entidades bancarias suelen financiar como mucho un 80% del precio de la vivienda y que no admitirán cuotas de hipoteca que excedan el 40% de los ingresos. Aquí te damos algunas recomendaciones.